El PP de Madrid reconoce que prefiere gobernar con VOX que con Ciudadanos

El PP de Madrid reconoce que prefiere gobernar con VOX que con Ciudadanos

Los desencuentros, casi enfrentamientos, en el seno del Gobierno de la Comunidad de Madrid, abocan a dos soluciones: moción de censura o anticipar elecciones. Ambas opciones cuentan por igual con partidarios y detractores.

No obstante, la balanza en el PP madrileño parece inclinarse por la segunda y reconocen que, de hacerse de nuevo con el poder, les resultaría más cómodo, según La Razón, “gobernar con Monasterio –Vox— que con Aguado –Ciudadanos—”.

Isabel Díaz Ayuso, la presidente de Madrid, trata de convencer a la dirección nacional del partido de que son necesarias las elecciones. La distancia con sus actuales socios –Cs— es cada vez más amplia, lo que lleva a los populares a asegurar que los hechos demuestran que “con Ciudadanos no se puede”.

En cambio, no hay encuesta que avale sus postulados, pero, con todo, prefiere intentar aumentar su cuota y depender más de la formación de ultraderecha.

Según los datos que manejan en el PP de Madrid, la formación conservadora sube, el PSOE cae y Cs se hunde. Sería la situación perfecta para sus pretensiones y convertirse en la fuerza más votada.

Sin embargo, en Génova, aunque cierran filas en torno a la presidente regional, su estrategia nacional choca con la madrileña. En el resto de los Gobiernos donde son socios con la formación de Inés Arrimadas, la coalición funciona.

Gobernar con Vox es renunciar definitivamente al centro, espacio que podría ocupar Ciudadanos, y una condena casi segura de años en la oposición.

Entretanto, PP y Cs en Madrid ni siquiera logran disimular ya los rifirrafes unos y otros. Incluso, el sector de Ayuso tilda a los naranjas de “desleales” y de “jugar en contra de la estrategia del conjunto del Gobierno”.

Cúmulo de tensiones en el Gobierno de Madrid

Este fin de semana se escenificó el mayor desencuentro entre la presidente y su vicepresidente. Aguado no respaldó el recurso ante la Audiencia Nacional que presentó Ayuso. Es más, casi respaldó las medidas de restricción impuestas por el Ministerio de Sanidad.

En Twitter llegó a escribir que “las restricciones de movilidad de hoy salvan vidas mañana”. Una clara apuesta por alinearse con las posiciones del Gobierno central y tal vez un guiño a una moción de censura junto al bloque de izquierda.

De hecho, si todo dependiera del vicepresidente madrileño, la moción de censura estaría ya más armada. Con todo y con eso, la aritmética seguiría siendo compleja.

Unas elecciones son una incógnita, digan lo que digan las encuestas. Una moción de censura sería más segura ahora mismo en Madrid. Sin embargo, con la calculadora en la mano, el bloque de izquierda necesitaría de al menos tres votos a favor para desalojar a Ayuso de la Puerta del Sol.

Eso podría dinamitar el resto de coaliciones, aunque es más difícil porque podría abocar a un desgobierno en esos Ejecutivos y el PP no está por la labor de perder cuotas de poder.

A su vez, si la presidente regional quiere convocar elecciones debe hacerlo rápido si se constata, extraoficialmente, que la moción está preparada. Sólo así podría anticipar los comicios. Una vez registrada en la Mesa de la Asamblea de Vallecas, no podría convocarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.