PP: algunos cargos exigen un congreso urgente

PP: algunos cargos exigen un congreso urgente

Pese a que aparentemente se han apaciguado algo las aguas en el PP, algunos cargos del partido piden un congreso urgente para zanjar la crisis.

Sin embargo, los Estatutos establecen un mínimo de un mes desde su convocatoria hasta su celebración. Por tanto, no podría llevarse a cabo antes de primavera.

Además, se necesitan dos tercios de la Junta Directiva Nacional para forzar su convocatoria.

El pasado viernes, Pablo Casado, líder del PP, e Isabel Díaz Ayuso, la presidente de la Comunidad de Madrid, se reunieron en Génova. Tratarían de hallar una solución a la crisis, pero, según fuentes cercanas a Sol, fue “infructuosa”.

Antes, Casado señaló en una entrevista en la cadena Cope que, según la información que le había llegado, Tomás Díaz Ayuso habría cobrado 286.000 euros.

Poco después, Isabel Díaz Ayuso emitió un comunicado diciendo que su hermano sí había cobrado, pero casi 56.000 euros y por su gestión.

Fue precisamente en la reunión que mantuvieron el viernes cuando el líder popular le anunció que cerraría el expediente informativo abierto. Ayuso, dijo, había aportado la información requerida y, por tanto, correspondía concluir “satisfactoriamente” dicho expediente.

Sólo un congreso extraordinario acabaría con el “daño irreparable” al PP

Con todo, algunas voces en el PP creen que sólo un congreso extraordinario acabaría con el “daño irreparable” que se está produciendo a la formación.

“Varios presidentes provinciales de mi región y de otras ya me han leído los Estatutos”, admite a Europa Press un dirigente regional.

Por su parte, Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, ya deslizó esa posibilidad. Si Casado no soluciona esta “hemorragia”, advirtió, podría haber un congreso extraordinario ya que no se puede llegar al congreso ordinario con “esta herida abierta”.

“Sería muy malo dejar este asunto abierto durante meses”, recordando que habría que esperar al cónclave ordinario, que se celebraría en julio.

Pero no es Feijóo el que más presiona. Nada más explotar todo por los aires, Cayetana Álvarez de Toledo, diputada rasa y ex portavoz del Grupo Popular, pidió un congreso extraordinario.

Además de pedir la dimisión de Casado, exige “elegir una nueva dirección” y que sean “los militantes los que tomen la palabra”. Aseguró que la crisis interna pone “en riesgo la propia existencia del PP y su papel dentro del espacio político como alternativa” a Pedro Sánchez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.