Posibles compras conjuntas de gas de países de la UE

Posibles compras conjuntas de gas de países de la UE

Ahora va a resultar que algunas de las medidas que el Gobierno español plantea a Bruselas, como las compras conjuntas de gas, no son descabelladas.

Se trata de una propuesta que lleva poniéndose sobre la mesa desde el mes de octubre y que el Ejecutivo comunitario, hasta ahora, descartaba. Es cierto que se comprometió a revisar las propuestas españolas, y de otros países, para afrontar las subidas del precio de la electricidad.

Ahora, tras meses de tensión, especialmente en los últimos tres trimestres, la Comisión Europea plantea un mecanismo parecido. En principio, una herramienta por la que, de forma voluntaria, varios países del bloque se coordinen para realizar compras conjuntas de gas.

Sin embargo, el Ejecutivo que preside Ursula von der Leyen propone que este mecanismo se emplee sólo “en casos de emergencia”, como sería el actual.

Un extremo que la Comisión Europea niega en la actualidad, sino a situaciones vinculadas a problemas de suministro.

La propuesta de Bruselas se incluye en su último paquete energético para abordar la descarbonización del mercado del gas. De este modo, se pretende, también, contribuir a la transición verde de la Unión Europea.

Así las cosas, los Estados que estuvieran interesados deberían notificar a la Comisión Europea la operación. Tras comprobar que cumple las reglas de competencia y mercado interior, la autorizaría.

Kadri Simson, comisaria de Energía, se ha encargado de presentar las medidas. Sostuvo que el sistema es “directo” y permitirá a los países fijar los parámetros de la compra. Entre ellos, la cantidad y el uso de la energía que se compre conjuntamente.

Simson trasladó que “es un verdadero enfoque europeo de abajo a arriba”. En él “los países se organizan voluntariamente según sus necesidades y la Comisión garantiza transparencia y respeto a las reglas”, explicó.

No obstante, la comisaria estonia descarta “un riesgo inmediato de suministro” en Europa, una de las condiciones. Pese a ello, la previsión es que las reservas energéticas europeas sigan en niveles bajos.

De hecho, señaló que “están en el 62% de capacidad y esto es el 12% menos de lo habitual”. Según explicó, a las reservas les están impactando “el aumento de la demanda y el menor suministro global”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.