Por qué son capaces de hablar los loros si no tienen cuerdas vocales

Por qué son capaces de hablar los loros si no tienen cuerdas vocales

Depende de un órgano especializado que sólo tienen las aves y los cocodrilos.
En la base de la tráquea nace la laringe que es el órgano vocal de las aves. Con este órgano los loros pueden emitir sonidos complejos debido a las vibraciones que produce el aire al deslizarse por sus paredes cartilaginosas. Gracias a ello, los loros tienen la posibilidad de imitar voces sin necesidad de tener las cuerdas vocales que poseen los mamíferos. Este curioso órgano solo lo tienen las aves y los cocodrilos. Sumado a su lengua redonda y por medio de pequeños movimientos de gran rapidez, el aire puede tomar forma y distinguir sonidos de forma muy parecida a como ocurre en las personas.

El gen Foxp2 es el que contiene la capacidad del lenguaje en las personas. Un gen parecido poseen las aves, que les permite dar plasticidad a su canto y tener capacidad de imitar.

La doctora Irene M  Pepperberg realizó un estudio con el que aclaró que los loros no sólo son capaces de imitar sino que, además, demostró que estas aves pueden identificar y nombrar hasta 40 objetos distintos y diferenciar objetos como “igual” o “distinto”, según informa Quo.

La respuesta es contundente. Un loro es casi tan listo como un primate. Estas especies se encuentran en el top ten de inteligencia animal y ello debido a los ‘núcleos pontinos’, que son los encargados de procesar la actividad motora. Tanto en los humanos como en los monos, esta área, a diferencia de otros mamíferos, está mucho más desarrollada. Pero en las aves es mucho más pequeña. ¿Qué ocurre pues en los loros?

Según un estudio realizado recientemente, la minúscula amplitud de esa zona encuentra compensación a través de una estructura parecida (núcleo espiriforme medial), la cual conecta la corteza cerebral con el cerebelo. Los loros poseen esta parte entre dos y cinco veces más grande que en las demás aves. Su desarrollo se produce de manera independiente y es muy parecida a la de los primates, lo que, según los investigadores es “un ejemplo increíble de convergencia entre especies”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *