¿Por qué Rusia tiene tanta prisa en los referendos en el Donbás?

¿Por qué Rusia tiene tanta prisa en los referendos en el Donbás?

Este viernes han comenzado las votaciones en los referendos convocados en las autoproclamadas repúblicas de Donetsk, Lugansk y en las regiones ucranianas de Jersón y Zaporiyia bajo control de las tropas rusas.

Estas consultas tienen por objetivo determinar la posible adhesión a Rusia, pese a que Ucrania y la comunidad internacional se niegan a reconocerlos.

Así, los referendos comenzaron a las 7:00 horas (hora peninsular) y terminaron a las 16:00. Igualmente sucederá todos los días hasta el 27 de setiembre, cuando finaliza el proceso.

Los participantes en la consulta tienen que responder a una sola pregunta. Ésta es: “¿Está a favor de que la región abandone Ucrania, crear un Estado independiente y ser parte de Rusia?”.

Cambia, sin embargo, en las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk. Allí, los votantes tendrán que decidir sobre si respaldan “la entrada de la república en Rusia como entidad constituyente de la Federación Rusa”.

En ese sentido, las autoridades rusas y el propio Vladimir Putin, presidente de Rusia, señaló en un discurso que apoyarán “la decisión sobre su futuro”.

Precisamente, en esa misma intervención televisada a todo el país, el mandatario anunció una “movilización parcial” de la población debido a la guerra en Ucrania.

Pero, ¿por qué las autoridades rusas tienen tanta prisa en los referendos en esas regiones? Rusia sabe que hay una relativa mayoría de ciudadanos en esos territorios de Ucrania que se inclinan por la adhesión al gigante euro-asiático.

Confía en que esa relativa mayoría inclina la balanza hacia los intereses rusos, como ya sucedió en Crimea en 2014.

De hecho, Donetsk y Lugansk se autoproclamaron independientes, con el apoyo de Moscú, tras sendos referendos.

Así, se legitimaría la anexión de esas regiones para incorporarlas a la integridad de Rusia.

Dos motivos para la celeridad en los referendos

Según los expertos, dos razones llevan a Putin a celebrar estas consultas con tanta prisa.

Por un lado, al incorporar esos territorios, si algún país los ataca, Rusia se siente legitimada para responder incluso con armas nucleares.

De hecho, este viernes Moscú ha advertido a Ucrania de que, si intenta recuperar el Donbás, lo considerará como un ataque a Rusia.

Eso sí, si el resultado se inclina por la adhesión a Rusia, cosa que se da por hecha.

No obstante, tiene que concluir otro proceso, el interno en la propia Federación Rusa, aplicando su Constitución, para anexionarse los territorios, algo que tiene sus plazos.

Asimismo, otra razón para esa celeridad en los referendos sería el posible reclutamiento de hasta un millón de efectivos.

Ante el avance de las tropas ucranianas en la contraofensiva lanzada, Putin necesita soldados para repeler los ataques ucranianos.

Para eso está movilizando a unos 300.000 reservistas. No puede reclutar población del Donbás porque todavía no pertenece a Rusia.

En cambio, una vez anexionados esos territorios, podría llamar a filas a ciudadanos de esas regiones. De este modo, tendría capacidad suficiente para contraatacar y avanzar sobre Ucrania.

No obstante, la limpieza de estas consultas, si ya estaba cuestionada, tras varios episodios lo está más.

El más destacado el que denuncia Ivan Fedorov, alcalde de la ciudad ucraniana de Melitopol.

Acusa a soldados rusos de presionar a la población local para que “voten correctamente”.

Denuncia, igualmente que “hay casos registrados masivamente de hombres armados que golpean las puertas, entran a apartamentos y exigen preparar pasaportes. A los residentes locales se les dice dónde colocar una marca en la papeleta electoral”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.