¿Por qué Netanyahu arrasa en las primarias a pesar de la imputación por corrupción?

¿Por qué Netanyahu arrasa en las primarias a pesar de la imputación por corrupción?

El pasado jueves se celebraron en Israel las primarias del Likud. En ellas, Benjamín Netanyahu logró una indiscutible victoria alcanzando el 72,5% de los votos, frente al 27,5% que había conseguido su oponente, el ex ministro Gideon Saar. La victoria de Netanyahu llega a pesar de estar imputado por corrupción por el fiscal general, proclamándose vencedor antes, incluso, de que fuesen conocidos los datos oficiales.

Además de fraude y cohecho en tres casos, se suma el bloqueo del Parlamento por lo que no pudo formar Gobierno después de celebrar dos convocatorias electorales. Aunque todo ello, parece que no ha producido detrimento en el apoyo sin fisuras hacia Netanyahu que le brindan los militantes del Likud que, por su parte, lucha incansablemente por mantenerse en el poder. Debido a la victoria lograda puede seguir disfrutando del blindaje que le otorga la ley. “Conduciré al Likud a una gran victoria en las próximas elecciones y seguiré liderando el Estado de Israel hacia nuevos logros sin precedentes”, manifestó el líder político mientras se refugia en las urnas para evadir la justicia.

Por su parte, Avichai Mandleblit, fiscal general, dictaminará si Netanyahu puede presentarse a las elecciones tras ser imputado, según decida el Supremo. La última palabra recaerá en los jueces del Alto Tribunal. Así pues, aún tiene plazo hasta el jueves para solicitar al Parlamento (Kneset) su inmunidad para hacer frente a las acusaciones por parte de la Fiscalía.

Netanyahu, independientemente de los percances que ha ido sorteando en su campaña, se hizo con la victoria frente a Saar, que anteriormente había sido su mano derecha en el partido. Pero el control absoluto sobre la maquinaria del partido, facilitó que cientos de militantes que apoyaban a Saar fuesen eliminados del censo, lo que les impidió emitir su voto. Algo que fue denunciado, como también fue denunciado el hecho de que en algunas mesas comenzase la votación antes de la hora prevista.

La participación de los militantes en las primarias quedó en un 49%, en parte debido al temporal de lluvia y viento que azotaba la zona el día de las votaciones, por lo que la afluencia fue escasa teniendo en cuenta que el partido cuenta con unos 120.000 afiliados.

Netanyahu, a la vez que votaba en Jerusalén, realizó un llamamiento a la participación por medio de las redes sociales. “La tasa de votantes es muy baja, la victoria de la derecha depende de vosotros”, espetó a los militantes del Likud. Además, difundió un vídeo a través de Facebook donde se le veía realizando llamadas a los militantes, a quienes animaba para ir a votar.

Saar votó, a pesar de la lluvia, en Tel Aviv, en un centro electoral del Likud. “Podemos ganar y emprender un nuevo camino que nos permita formar un Gobierno fuerte y estable”, trasladó en unas declaraciones a la prensa.

En el caso de que Netanyahu logre evadir a la justicia, tendrá que enfrentarse el 2 de marzo en las elecciones, contra Benny Gantz, líder de la oposición de centro-izquierda. Las principales bazas con las que cuenta Netanyahu para ganar las elecciones son el mantenimiento de la seguridad en el país, el buen camino de la economía israelí y su fama de hombre de Estado. A pesar de ello, es el primer jefe de Gobierno que se encuentra en activo y está imputado por corrupción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.