¿Por qué el 8 de diciembre es fiesta en España?

¿Por qué el 8 de diciembre es fiesta en España?

¿Se ha preguntado alguna vez el porqué el 8 de diciembre es fiesta nacional en España? Lasprovincias.es nos lo cuenta. El origen de esta festividad se encuentra en el Milagro de Empel, sucedido el 7 y el 8 de diciembre de 1585.

A partir de ahí, la Inmaculada Concepción, cuya fiesta es hoy, fue proclamada patrona de los Tercios españoles y la actual infantería del Ejército español.

En aquel entonces, según la tradición, el Tercio del Maestre de Campo Francisco Arias de Bobadilla, con alrededor de cinco mil hombres, combatía en la isla de Bommel, durante la Guerra de los Ochenta Años, entre los ríos Mosa y Waal.

Estaba bloqueado por el almirante Holak y la situación era desesperada. No solo el asedio se estrechaba, sino que apenas quedaban víveres y ropas secas. El almirante propuso una rendición honrosa, obteniendo como respuesta: “Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos”.

Ante eso, Holak decidió abrir los diques de los ríos –un sistema habitual en esa contienda- e inundar el campamento español. Todo quedó efectivamente inundado, excepto el pequeño monte de Empel, donde se refugió el Tercio.

Según la tradición, un soldado comenzó a cavar una trinchera, encontrándose con una tabla flamenca con la imagen de la Inmaculada Concepción. Considerando que el hallazgo era una señal de protección divina, improvisaron un altar para colocar allí la imagen.

En la noche del 7 al 8 de diciembre de ese año de 1585, sopló un inusual viento helado que congeló las aguas del río Mosa. Los Tercios marcharon, entonces, sobre el hielo y atacaron por sorpresa a la armada enemiga, obteniendo una victoria completa. Holak llego a decir que “tal parece que Dios es español al obrar, para mí, tan grande milagro”.

La Inmaculada Concepción fue proclamada ese mismo día, entre vítores y aclamaciones, patrona de los Tercios de Flandes e Italia.

El patronazgo se consolidó trescientos años después, tras la bula Ineffabilis Deus del 8 de diciembre de 1854, en la que se proclamaba como dogma de la fe católica la Concepción Inmaculada de la Virgen Santísima.

Años después, el 12 de noviembre de 1892, el Inspector del Arma de Infantería del Ejército de Tierra de España solicitó que se declarase “Patrona del Arma de Infantería a Nuestra Señora la Purísima e Inmaculada Concepción”, lo que fue sancionado por real orden de la Reina Regente María Cristina de Habsburgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.