¿Por qué Abascal dice que el cuerpo de las mujeres no es de las mujeres?

¿Por qué Abascal dice que el cuerpo de las mujeres no es de las mujeres?

“Hay muchas mujeres que dicen que su cuerpo es suyo, pero lo que llevan dentro no es su cuerpo”, aseguraba Santiago Abascal, presidente de Vox, en una entrevista en El Hormiguero de Antena 3. Lo hilaba con: “Creo que no se debe acabar con la vida que se lleva dentro”.

Defendía, de este modo, la posición del partido de ultraderecha acerca del aborto, sosteniendo que la ley de plazo promueve “una práctica eugenésica y anticonceptiva”. O sea, que la ley aprobada y consagrada por el Parlamento es una invitación al asesinato. Ha quedado claro.

Dijo que no quería calificar el aborto como un asesinato por no “ofender a las personas que toman esta decisión en una situación de presión”. No lo llama asesinato, pero cabría preguntarse si sabe lo que significa “eugenesia”, que en ocasiones se empleó para discriminaciones coercitivas y violaciones de los Derechos Humanos y siempre de forma forzosa.

Cabe recordar, y Abascal olvida, que el aborto en España es voluntario y que los derechos del nonato se preservan a partir de un determinado momento. Olvida el presidente de Vox, que, con independencia de cuestiones morales, la ley preserva y protege a la mujer y sus derechos. Lo mismo piensa el líder de ultraderecha que, cuando una mujer está embarazada, pierde sus derechos.

Es por eso que el cuerpo de la mujer es de la mujer y de nadie más. Es por eso que la ley establece unos plazos a partir de los cuales el cuerpo de la mujer sigue siendo de la mujer, pero se protege a otro cuerpo.

Abascal, con estas ideas, no hace más que usar, instrumentalizar a la mujer y a su cuerpo, como si de unas alforjas se tratara porque llevan un nonato en su interior. Un nonato que en su momento tendrá sus derechos también, pero hasta ese momento, el único derecho es el de la mujer. Por cierto, un derecho que, en cierta medida, queda vulnerado porque nacen derechos a favor del nonato. Se lo tiene que hacer mirar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.