Podemos amenaza con una huelga general contra su propio Gobierno

Podemos amenaza con una huelga general contra su propio Gobierno

Insólito, pero cierto. Al Gobierno –del que forma parte— le costaría “una huelga general” que se planteen en el Ejecutivo “elevar el periodo de cálculo de las pensiones”. Es la velada amenaza que Isabel Franco, portavoz de Unidas Podemos en la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en la comparecencia de José Luis Escrivá, ministro del ramo.

Tirando de ironía, la portavoz celebró que “ninguno de los miembros de este Gobierno haya barajado elevar el periodo de cálculo de las pensiones”. Si no hubiera sido así, al Ejecutivo le costaría “una huelga general”.

Lo dicho por Franco no cayó en saco roto para los portavoces de PP y Vox, que hicieron referencia a las constantes divergencias entre los dos socios de la coalición. En especial, acerca de la reforma las pensiones y la amenaza “lanzada por uno de sus socios” de una huelga general.

Y es que Escrivá tuvo que repetir lo expuesto acerca de la posibilidad de ampliar el periodo de cálculo para determinadas pensiones. “Me da la impresión de que he fracasado en mi explicación. La ampliación a 35 años no es el tema”, señaló.

La cuestión es el planteamiento de estudiar carreras de cotización más amplias para aquellos casos en que haya carreras largas pero discontinuas. “No implica recortes, sino todo lo contrario”, explicó.

Lo que se plantea el ministro es ampliar los períodos de cálculo con el fin de favorecer las carreras largas de cotización que han ido al desempleo en los últimos años.

“La realidad del mercado laboral ha cambiado muchísimo desde la pasada crisis. Había trayectorias más lineales. Ahora nos encontramos con personas de 45 años que transitan al paro. Estas realidades no estaban cuando se realizaron las anteriores reformas. Para más de un millón de personas sus mejores años de cotización no han sido sus últimos años sino los primeros”, detallaba.

Así, lo ejemplificó. Un trabajador “que cotizaba en base máxima hasta 2011 y a partir de ahí cotiza en mínima probablemente hasta su jubilación. Con esa discontinuidad y esa entrada en el paro, su pensión hoy sería de 1.570 euros, 1.000 euros menos que lo que habría cobrado de no entrar en el paro. Y da igual que haya cotizado muchos años”.

El objetivo es “hacer el sistema más justo”, algo que “es muy complicado. Tenemos que analizar en estas circunstancias la longitud de los periodos de cálculo”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.