Tres millones de niños, niñas y adolescentes, en situación de pobreza en España

Tres millones de niños y niñas, en situación de pobreza infantil en España

Más de tres millones de niños y niñas se encontrarán en situación de pobreza infantil en nuestro país a finales de 2020, si no tomamos medidas urgentes de apoyo a las familias. Así de contundente lo ha advertido, con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, Aldeas Infantiles SOS.

La crisis socioeconómica provocada por la COVID-19 está golpeando con mayor dureza a los hogares con niños, niñas y adolescentes. Las familias con las que Aldeas trabaja para fortalecer sus vínculos y favorecer la crianza positiva necesitan ahora ayuda para cubrir sus necesidades básicas. La organización está reestructurando sus programas para poder ofrecérsela.

Las condiciones de vida de muchas familias con hijos se están viendo gravemente afectadas por el desempleo y los ceses de actividad. “De un día para otro han visto reducidos o han perdido sus ingresos y no pueden ofrecer a sus hijos la alimentación equilibrada que necesitan o cubrir sus necesidades básicas”, explica Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS.

Antes de la crisis provocada por la emergencia sanitaria, la pobreza infantil ya alcanzaba a 2.287.481 niños, niñas y adolescentes en nuestro país. Es el 27,4% de los menores de 18 años, según EAPN, El estado de la pobreza, 2020.

Esta cifra podría superar los tres millones a finales de año si no se adoptan medidas para evitarlo. La organización recuerda que los hogares con hijos están más expuestos a verse afectados por la pobreza. El 22,4% lo estaban en 2019, frente al 14,8% de los hogares compuestos solo por adultos. Y la peor parte se la llevan las familias monoparentales: el 41,1% se encontraba en riesgo de pobreza antes de la COVID-19.

No invertimos lo suficiente para acabar con la pobreza infantil

“La pobreza infantil en España es un problema estructural, que se ha mantenido incluso en épocas de crecimiento económico”, sostiene Puig. “Tenemos una de las tasas más altas de la Unión Europea porque no invertimos lo suficiente en infancia ni contamos con políticas que prevengan la pobreza de niños y niñas. Tampoco contamos con una prestación universal, algo que sí tiene la mayoría de los países europeos”.

Aldeas Infantiles SOS cuenta con programas de prevención y fortalecimiento familiar en los que atiende a casi 4.000 niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad (derivados por los servicios sociales) y a sus familias. La organización ofrece orientación a los padres para que puedan cuidar mejor de sus hijos. Asimismo, facilita a los niños los recursos necesarios para favorecer su desarrollo físico, intelectual y emocional.

Aldeas Infantiles SOS lleva años reclamando un Pacto de Estado por la Infancia que reduzca la pobreza y la exclusión infantil y evite situaciones de vulnerabilidad en los hogares de rentas más bajas.

La organización propone, además, asegurar que el ingreso mínimo vital se configure como una medida que incluya a colectivos especialmente vulnerables. Por ejemplo, los jóvenes que salen del sistema de protección y los hijos de personas en situación irregular o solicitantes de asilo en nuestro país.

Asimismo, Aldeas considera fundamental mantener y elevar la cuantía de la prestación por hijo a cargo. Actualmente no llega a los 30 euros mensuales. De ese modo, se garantizaría que las familias en riesgo de pobreza que quedan fuera del ingreso mínimo vital pueden seguir beneficiándose de esta prestación.

La media europea del gasto social destinado a la infancia y familias es del 8,4%

Solo el 5,3% del gasto social en España se dedica a infancia y familias, lejos del 8,4% de la media europea. La inversión en protección a la infancia no alcanza el 1,3% del PIB, mientras que la media europea es del 2,4%, según Eurostat/POI, Por una reconstrucción con enfoque de infancia de 2020.

“Los datos revelan que nuestra inversión es insuficiente. No solo es tremendamente injusto y contrario a los derechos de niños y niñas sino que, además, favorece la desigualdad e impide el crecimiento económico”, asegura Puig. “Revertir esta situación es posible y este es el momento de hacerlo”, concluye.

España asumió hace cinco años el compromiso de trabajar para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en 2030. Acabar con la pobreza infantil y en todas sus formas es el ODS número 1. Avanzar hacia su consecución en ahora más importante que nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.