Piensan enviar a una isla a cientos de refugiados rohingya

El traslado podría comenzar a mediados de 2018.
Según un comunicado del Gobierno de Bangladesh, parte de los 620.000 rohingya que llegaron desde Birmania podrían ser trasladados a la isla Bashan Char en la Bahía de Bengala, frente a la costa bangladeshí. La operación comenzaría a mediados de 2018 en el marco de un proyecto aprobado por el Gobierno y valorado en 280 millones de dólares. La isla, conocida como Thenger Char, es una zona deshabitada, utilizada para el pasto del ganado. No tiene edificios ni carreteras y se inunda habitualmente durante la temporada de lluvia.
En declaraciones hechas por Hossain Toufique Imam, el consejero político en funciones de la primera ministra bangladeshí Sheij Hasina, Bangladesh “no puede mantener un número tan grande de personas en la pequeña área de Cox’s Bazar”, además de asegurar que “la presencia de los rohingya está teniendo un efecto devastador en la situación ambiental, poblacional y económica”. Algunas organizaciones de ayuda humanitaria creen que este proyecto se ha lanzado para presionar a la comunidad internacional para encontrar una mejor solución a la crisis, lo que ha sido negado por Imam.
El proyecto, llamado Asrayan-3, prevé la construcción de viviendas y de infraestructuras de seguridad, y corresponderá a la Marina su implementación. Imam asegura que se dará ganado, tierras y casas a los refugiados y que se crearán otros puestos de trabajo. Inicialmente, informa el consejero político, los trabajos que ya han comenzado en la isla serán financiados por el Gobierno de Bangladesh, pero asegura que se “necesitaría ayuda financiera para trasladar a los refugiados a la isla”, y ha destacado que “algunas organizaciones han asegurado su ayuda”, si bien no ha desvelado cuáles son.

Riesgo de «socavar la buena voluntad internacional que ha ganado» Bangladesh
Por otro lado, Biraj Patnaik, director de Amnistía Internacional para Asia Meridional, advierte de que “después de haber abierto la puerta del país a más de 600.000 rohingyas en los últimos tres meses, el Gobierno de Bangladesh corre el riesgo de vulnerar la protección de los refugiados y socavar la buena voluntad internacional que ha ganado”, poniendo en riesgo, según Patnaik, su seguridad y bienestar “en su desesperación por ver a los rohingyas abandonar los campamentos y regresar a Birmania”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.