Peritos de la ONU dicen que Assange sufrió tortura psicológica

Peritos de la ONU dicen que Assange sufrió tortura psicológica

Después de visitar en rpisión a Julian Assange, fundador de Wikileaks, Nils Melzer, relator especial de la ONU para casos de tortura, ha señalado que el prisionero sufre síntomas compatibles con la “tortura psicológica” a la que podría haber sido sometido en los últimos años. Ha pedido que pare la “persecución colectiva” contra él, en especial desde Estados Unidos.

El fundador de Wikileaks no se encuentra aislado en la prisión londinense donde cumple condena, pero Melzer ha manifestado su preocupación por las limitaciones que tiene en sus reuniones con sus abogados y porque no puede acceder a documentos que serían importantes para construir su defensa.

Según denuncian desde el entorno de Assange, su salud ha empeorado, algo que ha podido constatar el relator especial de Naciones Unidas acompañado por dos médicos y confirmando que el contexto “extremadamente hostil y arbitrario” contra él le ha acabado afectando. “Además de los problemas físicos, Assange mostraba todos los síntomas típicos de una exposición prolongada la tortura psicológica, entre ellos un estrés extremo, una ansiedad crónica y un intenso trauma psicológico”. En opinión del experto, las pruebas son “abrumadoras y claras”.

Según ha denunciado, “Assange ha estado expuesto de forma deliberada y durante varios años a varias formas de trato o castigos crueles, inhumanos y degradantes”, y ha lanzado acusaciones contra todos los gobiernos implicados por no tomar medidas para que sean respetados “los Derechos Humanos más básicos y la dignidad” del ahora prisionero.

Para Melzer, la preocupación más urgente es “que, en Estados Unidos, Assange estaría expuesto a un riesgo real de que se violasen sus Derechos Humanos”, en especial por los cargos anunciados recientemente por el Departamento de Justicia estadounidense. Según ha recordado el experto de la ONU, Wikileaks publicó “pruebas de crímenes de guerra y torturas”, cometidos por Estados Unidos y señala que criminalizar la investigación periodística va en contra de la Constitución del país y de las leyes referentes a Derechos Humanos.

Assange, según Melzer, ha sido víctima de una “campaña pública implacable y desatado de acoso, intimidación y difamación contra Assange y, no sólo por parte de Estados Unidos, sino también de Reino Unido, Suecia y, más recientemente, Ecuador”, desde que comenzaran las publicaciones en 2010. Por ello, pide que estos cuatro países se abstengan de seguir presionando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.