El periodo de transición al Brexit será hasta 2020

Así lo ha propuesto la Unión Europea.
Según ha anunciado a la prensa Michel Barnier, negociador jefe de la Unión, la entrada en vigor de la relación futura con el Reino Unido concluirá el 31 de diciembre de 2020, un periodo más corto de lo que pedían los británicos, desde la separación efectiva el 30 de marzo de 2019. Se añade más presión al proceso, ya que este calendario deja poco tiempo para diseñar el nuevo modelo de entendimiento entre ambas partes.
Barnier ha asegurado que “no habrá transición a la carta”. Durante esos dos años, Londres tendrá que seguir aplicando toda la normativa comunitaria, incluidas las nuevas, pero sin elegir representantes ni participar en las votaciones. El pacto firmado, por Bruselas y Londres, incluye un compromiso del Gobierno británico del pago de la factura del Brexit, entre 40.000 y 45.000 millones de euros sin confirmar oficialmente, garantía de los derechos de los ciudadanos europeos residentes en Reino Unido y de los británicos residentes en el resto de la UE, así como la promesa de evitar una frontera rígida entre Irlanda e Irlanda del Norte.






No hay tiempo ni para tomar un poco de aire. “Hay que trabajar desde marzo en el acuerdo futuro, que se plasmaba en uno o dos tratados o en uno mixto”, ha explicado Barnier. En caso de que sea mixto, los parlamentos nacionales de la Unión deberán aprobarlo, algo que puede que no sea fácil, toda vez que, cuando hubo de aprobarse el acuerdo de libre comercio con Canadá, Valonia, la región francófona de Bélgica, se negaba a ratificarlo.
Los plazos son cortos ya que hay temas cruciales que van a necesitar mucho y rápido diálogo, una gran labor de ingeniería diplomática, no solo por el tratado comercial, sino que el acuerdo deberá incluir un pacto sobre aviación, una línea de cooperación judicial y un entendimiento en seguridad, defensa y política exterior. A ello se une que España tendrá poder de veto sobre la aplicación a Gibraltar de cualquier acuerdo futuro entre la Unión Europea y Londres, en cuyos casos España y Reino Unido deberán firmar un pacto bilateral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.