Pere Aragonès, candidato de ERC, posible president de la Generalitat

Pere Aragonès, candidato de ERC, posible president de la Generalitat

Todavía no se han convocado las elecciones en Cataluña, pero en ERC ya trabajan para proclamar a Pere Aragonès como candidato a presidir la Generalitat. Los republicanos catalanes continúan con su presión a Quim Torra, jefe del Ejecutivo regional para que convoque de los comicios. Pero es algo que el president no lo tiene previsto por el momento.

Según Joan Tardà, “las convocará cuando más interese a su formación”. “Fondo creado que ha desgastado a ERC”, agrega. Como mucho, a finales de año o principios de 2021, Torra deberá convocarlas, por sí mismo o porque el Supremo los fuerce con su inhabilitación”.

“ERC tiene hoja de ruta y candidato, Junts per Catalunya, ni hoja, ni ruta ni candidato”, afirman fuentes republicanas. Ese candidato es Aragonès. Acumula ser el coordinador nacional del partido, es vicepresidente de la Generalitat además de conseller de Economía.

Aunque en ERC no tengan prisa por programa del candidato, su coordinador nacional congrega en torno a él un consenso suficiente. Cuenta con la confianza de Oriol Junqueras, de Marta Rovira, la Secretaria General y del núcleo duro. Desde Sergi Sabrià, pasando por Gabriel Rufián y Roger Torrent, hasta Marta Vilalta.

Y especialmente cuenta con el apoyo de Joan Tardà, ex diputado nacional con gran peso en las filas de la formación y con un perfil transversal en el independentismo.

Este mismo perfil es el que Aragonès pretende reforzar cara al futuro más inmediato en el seno del partido. A todo ello se une su papel protagonista ante los medios de comunicación, su primera línea de defensa.

Aragonès es el artífice de unos presupuestos que aceptan los Comuns

Cada vez se prodiga más en actos relevantes de ERC, con un equipo de confianza que maneja su agenda. Es quien ha pergeñado los presupuestos acordados con los Comuns y marca el ritmo de la marcha, aun enfrentándose a situaciones complejas como la de Nissan.

De todos es conocido su entrenamiento con Carmen Calvo, la vicepresidente del Gobierno de España. En cambio, Aragonès negoció discretamente con Pedro Sánchez un pacto que refrendo la dirección permanente de su partido.

Ese acuerdo desató la ira de sus rivales políticos en el independentismo, al punto de que el president aseguró que el pacto no vinculaba al Govern. A su vez, desde Junts acusaron a los republicanos de traidores y de provocar la desunión hacia la independencia.

Aragonès es meticuloso, pragmático, huye de la política espectáculo y está bien visto por la clase económica y empresarial. Se dan todos los ingredientes para que su candidatura derrote a la derecha independentista catalana que encarna el partido de Carles Puigdemont.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.