Parques eólicos en el mar que protejan la naturaleza

Parques eólicos en el mar que protejan la naturaleza

Iberdrola se ha propuesto que sus parques eólicos marinos (offshore) respeten al máximo la naturaleza. Asimismo, que contribuyan a mejorar la diversidad de la vida en los océanos.

Para ello ha lanzado un nuevo reto a través de su programa de start-ups PERSEO.

La eólica marina será uno de los pilares esenciales del crecimiento futuro de Iberdrola. Ya cuenta con 1.258 MW en operación y 5.500 MW en construcción o asegurados. Comenzarán a operar gracias a unas inversiones de unos 30.000 millones en todo el mundo en esta década.

Así, preservar el planeta y fomentar el bienestar de las personas son prioridades en la estrategia de Iberdrola.

En un contexto de intenso crecimiento de la demanda energética mundial, la compañía continúa trabajando para construir un modelo energético en armonía con la naturaleza y el ser humano.

La eólica marina es una tecnología de generación de energía limpia y uno de los motores del futuro de Iberdrola. La misión ahora es que sus parques eólicos marinos preserven los hábitats y potencien la biodiversidad de la vida marina.

De esta forma, la eléctrica lanza una convocatoria al mercado para que las start-ups presenten propuestas innovadoras de alta calidad.

Deben tratar de desarrollar, probar o supervisar soluciones que respeten la naturaleza y que puedan aplicarse en el entorno de un parque eólico marino.

Hace dos décadas, el grupo fue pionero en el desarrollo de la energía eólica terrestre. Ahora también lo es en la marina y en que esta última respete al máximo el medioambiente.

Uso de materiales sostenibles para los parques eólicos

Iberdrola es una de las tres utilities más innovadoras del planeta. Propone como punto de partida soluciones que protejan de la socavación de las infraestructuras y los cables submarinos.

Por ejemplo, el uso de materiales sostenibles, un diseño específico que promueva la biodiversidad marina o la plantación de algas.

Asimismo, la compañía sugiere que en los cimientos se incluya un espacio para la naturaleza. Podrían ser plataformas para la cría de focas, estructuras de arrecifes artificiales o criaderos para mariscos.

Otra cuestión es la reducción del riesgo de colisión de las turbinas eólicas. También, iniciativas de captura de carbono azul para promover el crecimiento de los ecosistemas, la salud de los hábitats marinos y la lucha contra el cambio climático debido a los gases de efecto invernadero.

La iniciativa seleccionada se desarrollará en colaboración con los técnicos del negocio de Renovables de Iberdrola, entre otros.

Podrían ofrecer al ganador la oportunidad de ampliar la escala de la solución, adoptándola mediante acuerdos comerciales. Incluso, invertir en la empresa para apoyarla en su crecimiento.

El plazo de inscripción en el reto acaba de arrancar y concluirá el 30 de septiembre. La recepción de propuestas tendrá un alcance global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.