Parar Madrid: en defensa de los trabajadores del taxi

Manu Sánchez.

Por Manu Sánchez.
En este mundo globalizado donde se avecina lentamente el cambio climático, cambios económicos, la evolución tecnológica, e incluso la manera de gobernar y de hacer política en los diferentes países del mundo, pretenden que la sociedad cambie sus hábitos adaptándose de una manera, podríamos decir exprés. En estos cambios se han introducido progresivamente ciertas herramientas de precisión, como son aquellas que están relacionadas con la nueva Era Tecnológica, que como todos conocemos se presentan bajo un nuevo formato mundial basado en un sistema de algoritmos, que encerradas o encapsuladas en los sistemas de comunicación Tablet,  Andrid   e IOS, etc, las hacen ser  imprescindible para uso y consumo de la sociedad.

Pero todo esto que he descrito, no es la razón para que hoy lunes día 21 de enero desde la 06.00h am, comience un paro patronal indefinido del sector del taxi. Antes de todo pedimos nuestras disculpas a los ciudadanos de Madrid y como no, a todas aquellas personas que vienen a visitarnos y especialmente con motivo de dos ferias de suma importancia para el tejido económico de la región madrileña. El haber llegado hasta este precipicio, nos ha hecho saltar los resortes de supervivencia intentando salir de la cámara de gas letal en la que nos han metido políticamente hablando.

El día 21 de enero comienza  un paro patronal debido a la inacción que desde la Comunidad de Madrid vienen practicando contra este colectivo profesional. Se ha fijado el día 21 de enero porque existe un escaso margen de 9 días para que desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid pueda legislar de urgencia sobre una materia que ha irrumpido dentro del servicio público de taxi, vulnerando las normativas, y provocando un sobredimensionamiento del espacio público municipal haciendo saltar la proporcionalidad existente a nivel estatal, así como, los ratios establecidos en el ámbito urbano,  que engloba el computo general de vehículos de turismo  ofrecidos bajo el carácter de servicio público de interés general para los desplazamientos de los ciudadanos.

El sector del taxi se encuentra en una cámara de gas letal, teniendo los días contados desde el primer momento que hicieron aparición las plataformas tecnológicas, irrumpiendo en el transporte urbano. Las plataformas disruptivas desarrollan un modelo de negocio económico extractivo, al amparo de un instrumento como es el vehículo automóvil. Apostando por conseguir, un excesivo crecimiento de los vehículos de alquiler con conductor. Y muchas veces me pregunto, por qué.

¿Por qué la tecnología no ha querido apostar por un modelo consolidado como es el autotaxi?, Un modelo que ha sido de siempre el banderín de muchos de los adelantos tecnológicos (taxímetros digitales, gestión de flotas, solicitud telemática). En fin, existe algo turbio en todo esto para que las aplicaciones apuesten por crear un modelo nuevo de negocio, aprovechándose de las debilidades de los gobiernos, para saltarse normas  creadas que han estado ordenando el transporte.

A sabiendas de que en las ciudades de todo el mundo, el modelo de movilidad urbana sus trayectos se realiza en autotaxi (diferenciándose en algunas ciudades con una mejor precisión en su carácter de servicio público). Estas plataformas conocen a la perfección, que el taxi es un modelo que está intervenido por la administración pública, están sujetos a numerosas obligaciones reguladoras que garantizan la seguridad, la calidad del servicio y los derechos de los consumidores, incluidos los consumidores con discapacidades. Es decir, controlan las tarifas aplicables, los vehículos a utilizar, la forma de obtener los permisos para su conducción y la obligación de  prestar el servicio a los municipios, entre otros muchos más requisitos.

En resumidas cuentas, los Entes Locales ofrecen a los ciudadanos un servicio público regular ordinario, de movilidad urbana, los 365 días al año, las 24 horas al día, mediantes los operadores concesionales (profesionales taxistas).

¿Entonces qué viene a cambiar la tecnología en la movilidad de las personas?

Las estrategias diseñadas por las aplicaciones disruptivas irrumpiendo en los servicios de movilidad en el ámbito urbano, para que su negocio sea rentable, necesitan automóviles de turismo. Sin embargo de todo lo que hasta ahora se ha venido hablando sobre la irrupción de estas empresas, os quiero ofrecer cual es mi realidad, donde se puede observar, que  en toda esta maniobra de ocupación sobre un sector tradicional, quieren  convencer, al poder político y las administraciones públicas, aleccionándoles con la idea de generar muchísimo empleo (entiéndase precario), de corregir el fenómeno de la congestión en las ciudades (entendiéndose que en la ciudad de Madrid existe un incremento considerable de automóviles de turismo, [Taxi/Vt: 15800 más 7000 Vtcs]) y por último, les dicen que vienen a facilitar la reducción de emisiones contaminantes al medioambiente (entendiéndose que no es la aplicación quien precisamente pueda hacerlo, pues debe de contar con el elemento estrella como es el automóvil ecológico, por el que tanto se apuesta las administraciones públicas. Estas empresas quieren lograr su objetivo final, y para ello, apuestan por las empresas que se dedican al arrendamiento de vehículos con conductor cuyas regulaciones son laxas, extrañas de digerir y permisivas para que puedan seguir  con la disrupción.

Teniendo en cuenta que aquí en Madrid hay 15700  autotaxis,  englobados bajo ciertas normas de ordenación y coordinación, en los que confluyen  diferentes elementos necesarios para que los servicios ofrecidos atiendan de una manera eficiente al usuario, a la sazón los ciudadanos de un municipio, expresa la clara necesidad de poner a disposición de todos, una considerable flota de autotaxi que revertidas en gestión indirecta de los servicios propios de una ciudad, proporcionan la viabilidad que impera hoy en día para aportar valor añadido en materia medioambiental. La existencia de normas de regulación dentro del sistema de ordenamiento y coordinación de los transportes, aplicables desde las tres instituciones (Estado, CCAA y Ayuntamientos), se anexan a su vez,  todas aquellas otras normas que manan en favor de los Entes Locales para que adquieran el papel principal de cercanía al ciudadano y pueda dar respuesta a todas las necesidades del municipio, así como, ordenando el espacio público municipal que es de todos, siendo el que es, y donde debemos de convivir y compartir. Si me cedes tu espacio nosotros te llevamos.

Hace escasos meses que el Ayuntamiento de Madrid desarrolló la Ordenanza para la movilidad en la ciudad de Madrid, Una regulación,  que a unos les gustará más y a otros menos. Teniendo en cuenta que la ciudad queda protegida mediante esta Ordenanza para prevenir y seguir luchando contra el cambio climático, a su vez me gustaría enlazarla con la Ordenanza Municipal de los Servicios de Taxi y con el Reglamento Autonómico del mismo, que vienen a facilitar la labores de ordenación, gestión y control del servicio público de taxi. En ambas regulaciones cuentan con infinidad de herramientas para que la ciudad no se congestione. Los preceptos  que regula dicha tarea, hablan de reglas o baremos para que el taxi, no congestione la ciudad de Madrid, Ordenanza y Reglamento precisan el número de autotaxis que debe tener una ciudad para evitar ahogos de congestión viaria, de movilidad, y otros diferentes episodios medioambientales. Para ello, se establecen reglas porcentuales de ratios por habitantes donde en los municipios de hasta 100.000 habitantes de derecho se establece que deberá de existir 1 licencia por cada 2.000 habitantes, en los municipios de 100.001 a 500.000 habitantes de derecho 1 licencia por cada 1500 habitantes y en los municipios de más de 500.000 habitantes de derecho; 2 licencias por cada 1000 habitantes. Por otro lado, y como regla general a nivel estatal, tanto Vt,s y Vtc,s cuya competencia es exclusiva del Ministerio de Fomento, se establece la fórmula de la proporcionalidad 1/30 entre las dos modalidades, dejando a cada CCAA poder jugar con la misma de acuerdo con la idiosincrasia geográfica de cada una de ellas. Independientemente de este baremo,  se establece periodos de descanso semanales a los vehículos que prestan el servicio, a la sazón a los conductores, consiguiendo con esta fórmula que del total de 15800 autotaxis, se reduzca la flota a 12800 vehículos, los días laborables de lunes a viernes. Por consiguiente descansa 4000 automóviles y los fines de semana y festivos se reduce la flota a la mitad 7900 vehículos. La irrupción tecnología ha provocado que las fórmulas de la regla de ratios y la de proporcionalidad  hayan sido alteradas al utilizar el modelo ya existente y que se desarrolle en automóviles de turismo como es el arrendamiento de vehículos, o de alquiler con conductor.

La persistente línea de trabajo llevada a cabo por las plataformas, camino hacia un cambio rápido de consumo, ha sido facilitada desde el poder político quienes han alimentado la proliferación de estos vehículos allanando y haciendo limpieza normativa para que posteriormente los Tribunales no pudiesen dictar sentencias ante la falta consistentes del vacío legal ocasionado. El gran crecimiento de los Vtcs, se encuentra desde el año 2013 donde la ciudad de Madrid se pasó de tener aproximadamente de 578 Vtc elevándose exponencialmente  a 6800 en apenas cinco año, esto nos demuestra la clara intención de eliminar actividades tradicionales  que son controladas por las administraciones públicas, como ocurre con el servicio del taxi (taxímetro, tarifas intervenidas y aprobadas por la Junta Superior de Precios de la Comunidad de Madrid a instancia del Ayuntamiento, control de los vehículos con descanso semanal y fines de semana que afecta directamente a los conductores, ante un producto nuevo controlado por las plataformas, donde los precios los marcan ellos mediante la fórmula dinámica, desde la propia aplicación intervienen el interés de los conductores aglutinándoles en las zonas que les hace prever mediante simulación estimada una fuerte demanda, es decir, son  negocios que  juegan en el libre mercado sin apenas ninguna regla, nada más que aquellas que marca el  Organismo de Competencia. Es por ello, que evitan que sus negocios sean controlados o regulados por cualquier administración del Estado, que  impone regulaciones que a su entender son restrictivas (y aquí el derecho al usuario se pierde) ojo con ello.

Hasta ahora hemos aplicado la convivencia pasiva, para ver si ponían remedio a la situación, pero no se puede aguantar más, nos han hecho saltar los resortes que contenían la precaución, y hoy en reunión exprés en la Comunidad de Madrid para que den solución al problema que ellos, Políticos y administraciones nos han metido en la cámara de gas. Ellos son los responsables ellos son los que tiene que solucionarlo. Y no el colectivo Si el taxi está muerto,  no creo que tras la muerte exista ya nada más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.