El pacto ibérico con Bruselas bajará la inflación

El pacto ibérico con Bruselas bajará la inflación

El pacto ibérico alcanzado entre España y Portugal con la Comisión Europea para limitar el precio del gas y, por tanto, el de la luz, reducirá la inflación.

Sin embargo, el precio acordado no es el “óptimo” que los gobiernos español y portugués querían. La propuesta de ambos países era limitar el precio del gas a 30 euros MWh.

En cambio, se queda en 50 euros, pero se ha conseguido que este precio de referencia sea de aplicación durante doce meses.

Así se ha manifestado Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica y para el Reto Demográfico, en declaraciones a RNE este miércoles.

Aseguró que el pacto ibérico es un “muy buen acuerdo”. Permitirá rebajar la factura de la electricidad y, también, contribuirá a reducir la inflación. Esto, a su vez, tiene un efecto positivo “en cadena” en el conjunto de la economía.

En sus palabras, “el hecho de conseguir que el precio mayorista de la electricidad sea más bajo nos ayudará a bajar la inflación”. “Tendrá efectos positivos en cadena en el conjunto de la economía”, afirmó.

“Nos permitirá introducir ese impulso para que los consumidores domésticos e industriales puedan tener otras ofertas de precios a las que hoy están teniendo”, añadió.

Durante 12 meses se aplicará el pacto ibérico

Asimismo, explicó, “es obvio que nosotros considerábamos óptimo un precio cuanto más bajo, mejor”.

Sin embargo, “hemos conseguido algo muy importante: que se aplique durante doce meses, frente a los iniciales tres o nueve meses. Es una cosa buena, que nos da estabilidad a lo largo de todo el próximo invierno”, destacó.

En ese sentido, subrayó que la diferencia entre el precio acordado con Bruselas está “significativamente por debajo del precio del gas natural”.

Este martes, se situaba en alrededor de los 90 euros KWh. En cambio, el precio pactado está en 40 euros MWh de inicio y 50 euros de media en el año.

Al respecto, Ribera subrayó su efecto de “reaseguro” acerca de lo que pueda suceder con los precios en los próximos meses y cara al otoño. “Es muy buen acuerdo”, reiteró.

Con todo, señaló que el pacto ibérico es un acuerdo temporal y que hay que trabajar en medidas estructurales en el mercado eléctrico.

Esto pasa, por tanto, por su transformación y “por un debate que debe abrirse en los próximos meses”. Un diálogo acerca de la mejora de las interconexiones y de “cómo hacer evolucionar el marco regulatorio en Europa”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.