El juez considera que Pablo Iglesias no es perjudicado en el ‘caso Villarejo’

El juez considera que Pablo Iglesias no es perjudicado en el caso Villarejo

El caso Villarejo ha experimentado un vuelco al considerarse, por parte del juez, que Pablo Iglesias no es perjudicado. Manuel García-Castellón, magistrado de la Audiencia Nacional e instructor del caso Tándem, así lo ha considerado.

A Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Ejecutivo, se le retira la condición de perjudicado en la pieza separada Dina. Ello es porque el juez advierte que se ignora el tiempo que Iglesias tuvo la tarjeta SD del móvil que sustrajeron a su asesora.

La consecuencia de todo ello, es que Iglesias ya no puede ejercer de acusación particular, al serle retirada la condición de perjudicado. Después de la declaración de la asesora de Iglesias, la Fiscalía Anticorrupción solicitó que se le retirase a Iglesias dicha condición en el caso Villarejo. En la pieza se investiga el contenido del móvil de Bousselham, asesora de Iglesias, y que llegó a manos del ex comisario.

De la investigación se desprende que, debido a las contradicciones en la declaración de Bousselham, Iglesias pudo tener la tarjeta más tiempo en su poder. Manifiesta que “permiten sostener que Pablo Iglesias Turrión habría mantenido en su poder la tarjeta SIM durante un periodo que podría oscilar entre los 5 a los 39 meses, una vez que recibió la tarjeta el 20 de enero de 2016”.

Fue decisiva la declaración de Bousselham en el caso Villarejo

Puesto que la propia Bousselham admitió en la última declaración del caso Villarejo, ante García-Castellón, que había ‘capturado’ pantallazos de las conversaciones. Conversaciones que “las había enviado a terceras personas desde su propio teléfono móvil”. Por ello, el juez considera que “no se puede inferir ilicitud” por parte del periódico digital que las publicó.

El juez añade: “Tampoco resulta posible vincular las publicaciones aparecidas en el referido periódico digital exclusivamente a la intervención del investigado José Manuel Villarejo”. En el citado pantallazo, Iglesias hablaba de la periodista Mariló Montero. Aseguraba que “la azotaría hasta que sangrase”.

De este modo, y debido a las contradicciones en las últimas declaraciones, el caso experimenta un vuelco y Pablo Iglesias pierde la condición de perjudicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.