Pablo González, acusado de espionaje

Pablo González, acusado de espionaje

El Gobierno de Polonia ha acusado a Pablo González, periodista colaborador del diario Público y de laSexta, de espionaje para Rusia.

En concreto, lo identifica como “agente de la Dirección Principal de Inteligencia del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa (GRU).

Así lo trasladan las autoridades polacas en una nota en la que afirma que existen muchas “pruebas” contra él. “Realizó operaciones en beneficio de Rusia, beneficiándose de su condición de periodista, lo que le permitió viajar libremente por el mundo y Europa”, señalan.

Esto incluía, según el Ejecutivo polaco “zonas de conflicto militar y territorios marcados por tensiones políticas”.

“El detenido estaba obteniendo información que, si bien fue utilizada por los servicios especiales rusos, podría haber tenido un impacto negativo directo en la seguridad externa e interna de Polonia, así como en la defensa polaca. Antes de su detención, tenía previsto viajar a Ucrania para continuar con su actividad”, remarca la nota.

Acusa, además, al periodista de “participar en las actividades de los servicios de inteligencia extranjeros contra la República de Polonia”. La pena por ello es de 10 años de cárcel. “Ha sido arrestado temporalmente durante tres meses”, concluye.

La Agencia de Seguridad Interior de Polonia detuvo a Pablo González en la noche del 27 al 28 de febrero cerca de la frontera con Ucrania.

Reporteros Sin Fronteras apoya a Pablo González

Nada más conocerse la detención, Reporteros Sin Fronteras denunció el arresto. Asimismo, critica que ha estado retenido más de “72 horas” sin poder contactar con su abogado ni los servicios consulares.

Según su abogado, Gonzalo Boye, “después de 4 días” el Consulado de España recibió información de las autoridades polacas.

Le atribuyen “un delito de espionaje del artículo 130.1 del Código Penal polaco y que se encuentra en prisión provisional en la cárcel de Rzeszów”.

Además, el letrado señala que “Pablo sigue detenido sin que su familia y defensa hayan podido hablar con él, ni conocer los cargos, su paradero o estado de salud. Lleva desde el lunes en efectiva incomunicación y nadie da una explicación”.

Por su lado, José Manuel Albares, ministro de Exteriores español, confirmó este jueves la detención de Pablo González. “Vamos a ofrecerle asistencia consular y asistirle en todo, como lo hacemos con todos los españoles que están detenidos”, añadió.

La nota de las autoridades polacas no habla sobre él por su nombre, sino que se refieren a “un ciudadanos español de origen ruso”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.