Oxfam denuncia violencia sexual contra las mujeres en el lago Chad

El 60% de las mujeres aseguran haber sufrido violencia de género.
Según el último estudio realizado por la ONG Oxfam, han aumentado los casos de explotación sexual y matrimonios forzados entre la población de mujeres y niñas que viven en la cuenca del lago Chad, además de que el 60% de ellas aseguran haber sufrido violencia de género. El 72% de las mujeres consultadas al noreste de Nigeria temen más por su seguridad.
La ONG denuncia que, en las zonas de Nigeria, Chad, Camerún y Níger afectadas por el conflicto provocado por el grupo terrorista Boko Haram, tienen un sistema de justicia débil, lo que lleva a que mujeres y niñas víctimas de violencia de género tengan poco o ningún acceso a la justicia. “La fragilidad y la falta de estabilidad en la vida de mujeres y niñas debido al desplazamiento y a la falta de medios de vida alimenta todo tipo de violencias”, denuncia Aurore Mathieu, responsable de campañas de Oxfam para el lago Chad, a lo que añade que “la explotación sexual, de intercambio de sexo por comida o el matrimonio infantil son algunas de las consecuencias más graves”.






También en campos de refugiados
Según un estudio realizado en el campo para refugiados de Dar es Salam, en Chad, el 40% de las mujeres es víctima de agresión física, el 27% ha sufrido abusos psicológicos, el 19%, violación o asalto sexual y el 15%, matrimonio temprano o forzado. Oxfam denuncia el aumento de la violencia doméstica como consecuencia del conflicto, y asegura que la falta de escolarización de los desplazados es uno de los factores para que aumenten el riesgo de abusos entre las niñas. Mathieu asegura que “la violencia sexual y de género suelen permanecer infrareportada en la región, debido al estigma y los tabúes culturales. La culpabilización de las víctimas es muy frecuente en la mayoría de las comunidades, incluso entre las niñas”.
Con el objetivo de conseguir una radiografía más fidedigna y completa posible sobre la situación de la mujer en la zona, Oxfam y Girl Effect han desarrollado una nueva red de jóvenes investigadores llamada TEGA (Technology Enabled Girl Ambassadors), un proyecto para realizar entrevistas en las comunidades afectadas. Como resultado de la investigación, el 51% de las encuestadas denunció el incremento de los matrimonios infantiles y forzados, y el aumento en el uso del sexo para conseguir dinero y comida.
Según explica Ruth Mutua, líder de protección para la respuesta humanitaria de Oxfam en el noreste de Nigeria, “estas jóvenes pudieron transmitir cómo se sentían las comunidades, lo que fue muy valioso para nuestra respuesta. También impactó la forma en que informamos a las comunidades, por ejemplo, haciendo un mejor uso de los recursos como las dramatizaciones en radio”.
Oxfam reclama que las autoridades aumenten la presencia en poblaciones de difícil acceso, fortalezcan los servicios de referencia, desarrollen programas de apoyo psicosocial, mejoren los servicios humanitarios y llenen los vacíos legales y políticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.