Otro juicio contra Borja Thysen

Otro juicio contra Borja Thysen

Borja Thyssen acudía el miércoles al Juzgado de lo Penal número 22 de Madrid, en el cual se celebra el juicio por presunto fraude fiscal del hijo de Carmen Cervera. Borja habría defraudado 592.557 euros a Hacienda por el impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF), en el ejercicio fiscal de 2017.

El hijo de Carmen Cervera hizo su llegada a los Juzgados bastante serio, acompañado por su abogado. La Fiscalía solicita para él dos años de cárcel y una condena de una multa de 595.000 euros.

El escrito de la acusación fiscal recoge que “Borja Thyssen no presentó en 2007 la declaración correspondiente al IRPF a pesar de que durante ese año residió más de 183 días en España”.

Ese mismo documento incluye que “durante 2007 el acusado percibió 1.400.000 euros procedentes de la venta de exclusivas y reportajes a una revista en virtud de un contrato de 7 de agosto de ese año”.

Añaden que “para eludir cualquier tipo de tributación por las rentas obtenidas con la cesión de derechos de explotación de su imagen utilizó para el cobro de dichas cantidades una entidad domiciliada en Las Vegas (Nevada, Estados Unidos) y una cuenta en la entidad Andbank Grup Agricol Reig, ambas titularidad del acusado al cien por cien”.

Borja Thyssen manifestó ante la Agencia Tributaria que durante el año 2007 estuvo residiendo en Andorra. Pero a la Fiscalía no le cuadra puesto que según este organismo, el hijo de Carmen Cervera contrató a dos empresas de seguridad de territorio español, también Borja utilizó una tarjeta con la que se realizaron gastos en Madrid, Barcelona e Ibiza.

1 thought on “Otro juicio contra Borja Thysen”

  1. Los ricos, contra más tienen en su Cuenta Corriente más corruptos son, recurren a toda clase de engaños para no declarar a hacienda porque ésta no los controla desde un principio,desde el mismo año de la declaración del IRPF sino que lo hace cuando ha pasado unos cuantos años, y los pobres trabajadores y pensionistas que cobran una miseria se ven obligados a declarar porque han recibido alguna que otra mísera ayuda para poder subsistir. ¡ Esta es la desigualdad entre ricos y pobres, esto de» una sociedad de iguales», hasta que no se produzca es una milonga !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.