El órdago de Ayuso contra Casado

El órdago de Ayuso contra Casado

¿Corre peligro el liderazgo de Pablo Casado ahora que Isabel Díaz Ayuso se ha postulado para dirigir el PP de Madrid a partir de la primavera de 2022? Por ahora, parece que no.

El Congreso de los populares en la Comunidad madrileña no tiene fecha establecida. Una maniobra ejecutada desde Génova para no eclipsar el relanzamiento de Casado en la Convención Nacional que pronto se celebrará.

Y es que saben que el impulso de Ayuso tras su incontestable victoria en las elecciones autonómicas podría poner en peligro los planes de Casado. Ello pese a que el puesto está ‘vacante’ desde la dimisión de Cristina Cifuentes, allá por 2018.

Así las cosas, el asunto no carece de importancia. Por ahora nadie cuestiona el modelo actual: los presidentes de Comunidades gobernadas por el PP también lideran el partido en su región.

Alberto Núñez Feijóo, en Galicia; Alfonso Fernández Mañueco, en Castilla y León; Juan Manuel Moreno, en Andalucía; y Fernando López Miras, en Murcia. ¿Por qué no puede ser Ayuso en Madrid?

La respuesta es simple: Madrid es mucho Madrid. Presidir el PP madrileño da el control del partido. El o la presidente en Madrid designa senadores, compromisarios, diseña las listas electorales, también las nacionales, en la región.

Aunque todos en el seno de la formación niegan la tensión interna o que Ayuso empiece a hacer sombra a Casado, lo cierto es que suena a tambores de guerra.

Y es que los roces existen. Vienen desde ciertas decisiones en la última campaña electoral en que el equipo de la jefa del Ejecutivo madrileño mostró su desacuerdo.

A la misma Ayuso no le gustó que se filtrara que Toni Cantó entraría en la lista. En cambio, no se priorizó que su número dos era Enrique Ruiz Escudero.

La relación Ayuso-Casado sigue preservada, dicen

Para remate, el entorno de la presidente consideraba que en la celebración del 4 de mayo, al balcón sólo debían asomarse Ayuso y Casado. Sin embargo, también estuvieron Teodoro García Egea y hasta José Luis Martínez-Almeida.

No obstante, fuentes del partido insisten en que, de haber tensión, la hay hacia abajo, pero la relación entre ambos líderes sigue impoluta.

Así las cosas, lo cierto es que, internamente, cambiar el modelo y que Ayuso no lidere el partido responde a la necesidad de buscar equilibrios. Con miles de militantes bajo su mando podría llegar a influir decisivamente en la elección del próximo presidente nacional del PP.

En Génova temen que se repita la situación de 2008, cuando Esperanza Aguirre llegó a amagar con disputar el poder a Mariano Rajoy. Porque el primer paso para liderar el partido a nivel nacional es hacerlo en Madrid.

Por ahora hay equilibrio. Ayuso en la Comunidad, Almeida en la capital y Pío García-Escudero al frente del PP madrileño. Ahora bien, la batalla se librará si finalmente el alcalde diera un paso al frente y decidiera disputar el cargo a Ayuso.

Hay quienes piensan que una opción para mantener el equilibrio entre el Gobierno autonómico y el municipal es impulsar a Ana Camins, secretaria general del partido en Madrid. Porque de eso se trata, de equilibrio.

Con todo, el líder nacional, de momento, se ha apartado. Sin embargo, algunas fuentes advierten de que eso es así por ahora, pero que no lo será eternamente. Y es que Almeida hará lo que Casado le diga que haga.

Entretanto, en Génova se centran en la convención nacional, mientras Ayuso prepara las maletas para viajar a Estados Unidos. En su entorno aseguran que estaba planeado desde hace meses. ¿Seguro?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.