Orban utilizará toda la fuerza en Hungría si viene una ola migratoria

Viktor Orban, primer ministro húngaro, ha lanzado el aviso de que, en la frontera de Serbia, la Policía tendrá que «usar la fuerza» si Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, lleva a cabo su amenaza y abre las puertas a los refugiados, considerando esa opción como una represalia por la falta de apoyo recibido en su ofensiva en el noreste de Siria.
Unos 3,6 millones de sirios se encuentran actualmente acogidos en Siria que, por un pacto con la UE, les es imposible continuar su ruta hacia el Egeo como ya ocurrió en 2015. «En las próximas semanas, se decidirá lo que hace Turquía con estas personas», ha señalado Orban, cuando ha sido entrevistado por la cadena HirTV.
El primer ministro húngaro ve dos posibilidades: «devolverlos a Siria o enfilarlos hacia Europa». En caso de que Turquía se decidiese por la segunda opción, ha añadido, los refugiados y migrantes «llegarán en grandes masas al sur de Hungría», donde en la ruta de los Balcanes es el país de paso.
«Necesitaremos usar la fuerza para proteger la frontera húngara y la frontera serbo-húngara. Ojalá nadie tenga que recurrir a eso», ha manifestado Orban, que defiende las raíces cristianas de Europa y se muestra muy crítico con la entrada de inmigrantes.
El primer ministro de Hungría, el cual en su día promovió la construcción de un muro de acero con Serbia, ha afirmado que en estos momentos unas 90.000 personas se encuentran en la ruta de los Balcanes y que ese número aumentaría hasta 100.000 en un plazo corto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.