La OMS advierte sobre el brote de hepatitis

La OMS advierte sobre el brote de hepatitis

El mundo afronta un brote de hepatitis “de origen desconocido” que afecta a los niños, ha advertido la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, destaca las “miles de infecciones víricas agudas” de esta enfermedad que se producen cada año entre adultos, adolescentes y niños.

Asimismo, han comunicado que está trabajando “codo a codo” con científicos y responsables políticos de los países afectados.

Se trata de entender la causa de este brote de hepatitis que parece no tener coincidencias con los cinco tipos conocidos de la enfermedad.

En ese sentido, Tedros Adhanom, director general de la OMS, ha señalado que “para lograr la máxima eficacia, la vigilancia de las hepatitis debe presentarse a nivel comunitario”.

“Mediante un sistema de atención primaria de salud eficaz e integrado con otros servicios de salud que aborden toda la gama de necesidades sanitarias”, explica.

La mayoría de las hepatitis agudas cursan con síntomas leves ok, incluso, no se detectan. Pese a ello, en algunos casos pueden provocar complicaciones y llegar a ser mortales.

Por ejemplo, las complicaciones por infecciones agudas de las hepatitis A y la E causaron alrededor de 78.000 muertes en todo el mundo durante 2019.

Paralelamente, las iniciativas para combatir la enfermedad han priorizado la erradicación de las infecciones por hepatitis B, C y D.

Estas tres últimas, a diferencia de las hepatitis virales agudas, causan hepatitis crónicas que duran varias décadas.

Han provocado más de un millón de muertes al año por cirrosis y cáncer de hígado. A su vez, están detrás de más del 95% de las muertes por hepatitis.

En ese sentido, Tedros ha indicado que “cada 30 segundos, muere una persona por causas relacionadas con la hepatitis”. Son los casos de las insuficiencias hepáticas, la cifra seis y el cáncer.

Además, recordó que cerca del 80% las personas que conviven con esta enfermedad no tiene acceso atención médica o no puede pagar su tratamiento.

Así, con el objetivo de erradicar la hepatitis en 2030, la agencia de salud de Naciones Unidas ha pedido a los países intensificar las acciones.

Es decir, reducir en un 90% de las nuevas infecciones por las B y C. También disminuir en un 65% las muertes por cirrosis y cáncer de hígado.

Asimismo, diagnosticar al menos el 90% de los casos de las B y C. Al tiempo, tratar, como mínimo, al 80% de las personas que cumplen con los requisitos para ello.

Y es que, según la OMS, “la baja cobertura de pruebas y tratamientos es la carencia más importante que hay que resolver”.

Por ello, ha hecho un llamamiento a los gobiernos para que aumente el uso de herramientas “eficaces” contra la enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.