Ómicron podría tener poca duración

Ómicron podría tener poca duración

La alta transmisibilidad de la variante ómicron podría ser, precisamente, la razón por la que su expansión dure poco al menos en cuanto a tiempo.

Prueba de ello es que en países donde su propagación ha sido exponencial con un aumento casi vertical en casos, ahora cae en picado el número de contagios.

Así está sucediendo en Sudáfrica, donde primero se detectó, aunque ya estaba en Países Bajos unos días antes que en el país africano. La curva de contagios de ómicron cae a igual ritmo que subió. El pico se alcanzó el 17 de diciembre y ahora baja casi en vertical.

Asimismo, en Dinamarca, el segundo país europeo con más casos positivos de esta variante. El 5 de diciembre comenzaba una escalada imparable, hasta que el 15 se alcanzaba el pico y empezaba una caída libre de la curva.

Misma situación en Noruega, donde, pese a que nunca se alcanzó la cifra de contagios que en Sudáfrica y Dinamarca, el gráfico es el mismo. Subida a un ritmo frenético y descenso casi en vertical.

Lo que ha sucedido en estos tres países puede ser el modelo que se siga en el resto de países donde ómicron ha llegado más recientemente. Es el caso de España, donde la variante se detectó a finales de noviembre.

Este hecho se explica precisamente por la alta transmisibilidad de ómicron. Si una persona contagiada se relaciona con 10 personas que ya se han contagiado, se corta la cadena de transmisión.

Es como en un incendio. El fuego no arde donde ya ha quemado o donde sólo quedan cenizas.

En definitiva, al contagiar tan rápido, también se inmuniza más rápidamente la población. Afortunadamente, la gravedad de la enfermedad provocada por esta variante no es alta, gracias a vacunas o no. Lo cierto es que no está saturando, de momento, los sistemas sanitarios.

Algunos expertos señalan que ómicron podría ser el principio del fin de la epidemia, que no del virus. Son muchos los que coinciden en que el SAR-CoV-2 terminará como una enfermedad mucho más leve que la actual Covid. Habrá que convivir con ella estacionalmente, como sucede con la gripe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.