Ómicron “escapa a la inmunidad por la vacuna”, según Sanidad

Ómicron “escapa a la inmunidad por la vacuna”, según Sanidad

Según la Evaluación Rápida de Riesgo (ERR) de ómicron de Sanidad “aumentar la evidencia” de que esta variante “escapa a la inmunidad por la vacuna”.

El informe, publicado este viernes y firmado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), señala que ómicron “es la más divergente genéticamente”. Compara, así, con las demás variantes del coronavirus.

“Plantea una gran preocupación de que” esté “asociada con una reducción significativa en la efectividad de la vacuna y un mayor riesgo de reinfecciones”, apuntan.

En ese sentido, el CCAES precisa que hay varios cambios en la secuencia que codifica la proteína de la espícula de ómicron. Descritos anteriormente, “están asociados con el escape inmunológico de los anticuerpos neutralizantes u otras propiedades”.

Así, ponen el ejemplo de una variante sintética con 20 mutaciones en la proteína de la espícula que tenía ese comportamiento.

“Ómicron porta aún más mutaciones en el gen S en comparación con la variante sintética”, explican los expertos. Por tanto, “se espera un efecto muy significativo sobre la neutralización”, advierten.

No obstante, matizan, “el potencial de escape inmunológico de los anticuerpos no neutralizantes y las células T de memoria dirigidas a proteínas no superficiales es más difícil de determinar”.

Sin embargo, habiéndose comprobado que las vacunas también aumentan las células T, se podría contar con un tipo de inmunidad distinta a los anticuerpos.

Ómicron podría escapar a los anticuerpos, pero no a las células T

Es decir, ómicron podría escapar a la primera barrera defensiva del sistema inmunitario, los anticuerpos. En cambio, indican los expertos, “la respuesta de las células T de memoria pueden ofrecer una ruta hacia la inmunidad duradera”.

Por tanto, hacia “la protección contra el desarrollo de enfermedad grave”. Esto es “incluso en situaciones en las que la evolución del virus conduce a mutaciones de proteínas de la espícula” que escapan a la inmunidad.

Asimismo, la propagación de esta variante se asocia con “una disminución del riesgo de infección primaria y un aumento del riesgo de reinfección”.

Si se confirma, “tendría importantes implicaciones para la planificación de la salud pública”, destacan desde el CCAES.

Dicho esto, y tratándose de datos “muy preliminares”, los expertos sostienen que “las vacunas ofrecerían un grado importante de protección frente a la infección grave”.

Esto se explica porque “el porcentaje del vacunados entre los ingresados es considerablemente menor al esperable si la vacuna no ofreciera protección”.

En cualquiera de los casos, en su informe tratan de tranquilizar a cerca de la gravedad de los casos. Argumentan que, de todos los casos notificados con ómicron, “la mitad de los casos fueron asintomáticos y la otra mitad presentó síntomas leves”.

A ello hay que añadir que no se han comunicado casos con enfermedad grave, hospitalización o muerte.

Con todo y con eso, desde Sanidad hacen un llamamiento a la prudencia. “En estos momentos aún hay pocos casos detectados y, además, son muy recientes”, explican.

“Los resultados de gravedad a menudo tardan varias semanas en observarse”, apuntan. “Y más tiempo en ser evidentes a nivel poblacional, lo que afectaría las tasas de ocupación hospitalarias”, añaden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.