Oleada de ablaciones a mujeres y niñas en Uganda

Oleada de ablaciones a mujeres y niñas en Uganda

Un numeroso grupo de hombres armados con machetes, liderados por mujeres ancianas, recorrieron la región llevando a cabo las mutilaciones genitales.
Tras la detención de 19 personas por practicar ablaciones a, al menos, 400 mujeres y niñas en la localidad de Kween, en la frontera de Uganda con Kenia, Naciones Unidas ha anunciado que enviará un equipo de investigación. Todo ello surge a partir de las denuncias hechas por múltiples ONG nacionales al diario The Guardian.

Según estas denuncias alrededor de un centenar de personas, bajo el liderazgo de mujeres ancianas, y acompañadas por hombres armados con machetes recorrieron la región, llevando a cabo las mutilaciones genitales en varios pueblos. En el país africano está prohibido terminantemente la ablación femenina desde hace nueve años.

Según ha señalado Polly Namaye, portavoz adjunta de la Policía Nacional ugandesa, algunas de las víctimas tenían 12 años de edad. Entre los detenidos, los observadores de los rituales y las personas responsables directas de las ablaciones. En el momento de las detenciones, familiares y allegados de los arrestados “opusieron cierta resistencia” a la policía, indica Rogers Taitika, portavoz de la policía de la región de Sipi.

En áreas como Kween, Bukwo y Kapchorwa, así como en Karamoja, las mutilaciones genitales femeninas eran una norma absoluta hasta la promulgación de la ley prohibiéndolas. Incluso, Lawrence Mangusho Cherop, diputado regional, exigió la liberación inmediata de los detenidos.

Ante este escenario, el Fondo de Población de Naciones Unidas ha tomado la decisión de enviar un equipo para investigar la magnitud del fenómeno y recibir más información sobre este inesperado repunte de las ablaciones, ha explicado Alain Sibenaler, director de este organismo en Uganda.

En este país africano es habitual la violencia, por lo que el equipo de investigadores irá acompañado por una fuerza de protección. Jean-Paul Murunga, responsable del grupo Equality Now, ha señalado que “en parte, también es esta inseguridad la que ha dificultado aplicar como se debería la ley contra la mutilación”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.