Ola de detenciones tras los trescientos muertos en Sri Lanka, un país sumido en la tragedia

Ola de detenciones, tras los trescientos muertos en Sri Lanka, un país sumido en la tragedia

Las investigaciones han llevado a localizar una furgoneta y la casa donde podrían haberse alojado los terroristas.
Hasta ayer se habían practicado 24 detenciones relacionadas con la ola de atentados del domingo en Colombo, Sri Lanka, que ha causado la muerte de 290 personas y herido a más 500. El mismo día de los ataques se detenía a trece sospechosos y se localizaba una furgoneta que podría haber transportado los materiales explosivos, así como la casa donde podrían haberse alojado los terroristas.

Hace poco más de 24 horas, los artificieros de las fuerzas de seguridad encontraban otro artefacto explosivo cerca del aeropuerto, desactivándolo. Maithripala Sirisena, presidente de Sri Lanka, que estaba de viaje en el extranjero cuando se sucedieron las explosiones, convocó ayer una reunión del consejo de seguridad nacional al que asistió Ranil Wickremesinghe, primer ministro del país.

El acceso a Facebook y WhatsApp fue bloqueado por el Gobierno, algo que hay dificultado acceder a la información. Fuerzas de seguridad se han mantenido de guardia durante las noches frente a los principales hoteles y, una vez que se han levantado las restricciones, decenas de personas han regresado a sus casas. Hasta el momento, nadie ha reivindicado los atentados.

En el balance provisional de víctimas, se sabe que más de cien personas murieron a causa de la explosión en la iglesia de San Sebastián en Negombo, al norte de Colombo, mientras que otras treinta fallecían en la iglesia de Sión, en Batticaloa, al oeste. Una tercera deflagracion sucedió en la iglesia de San Antonio, en el distrito de Kotahena, provocando cincuenta muertos. Cuatro horas después se sucedían otras dos explosiones, una de ellas en el jardín zoológico nacional de Dehiwala, a diez kilómetros al sur de la capital dejando, al menos, dos policías muertos.

Por otro lado, el barrio residencial de Dematagoda, al este de Colombo, fue objetivo de otro de los atentados, cuando varios policías investigaban los ataques contra los hoteles y persiguieron a un sospechoso hasta una casa dónde se produjo la deflagracion. Tres policías han fallecido. Tres hoteles, el Cinnamon Grand, el Kingsbury y el Shangri-La, todos ellos de cinco estrellas, han sido los establecimientos hoteleros afectados. Según ha informado Ruwan Gunasekara, portavoz de la policía, se ha detenido a tres personas que estaban en la casa hasta donde siguieron a un sospechoso las fuerzas de seguridad que ya están siendo interrogados.

El portavoz policial ha señalado que no pueden decir “quién está detrás de los atentados y cuáles son sus intenciones hasta que concluya la investigación”, pero Ruwan Wijewardena, ministro de Estado para la defensa, ha confirmado que los atentados fueron llevados a cabo por terroristas suicidas que pertenecen a un único grupo. Entre las víctimas mortales figuran 35 extranjeros, cinco británicos, tres daneses, tres indios, dos turcos, un holandés y un chino, además número no especificado de portugueses, belgas, bangladeshíes, japoneses y pakistaníes. También, varios estadounidenses, según han indicado Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos.

De acuerdo con la información ofrecida por Wickremesinghe, los responsables de los atentados son ciudadanos cingaleses, según la información con la que cuentan hasta el momento. Admitió que recibieron alertas previas a los ataques, pero que no adoptaron las medidas oportunas. A su vez, ha hecho un llamamiento al país para que se mantenga la unidad y “trabajar unidos para acabar por la amenaza del terrorismo y echarla de este país”, además de anunciar que se han tomado medidas extraordinarias para evitar una mayor desestabilización.

Señaló que pronto se publicarán los detalles de las personas responsables de los ataques. Subrayó que numerosos líderes internacionales se pusieron en contacto con el Gobierno de Sri Lanka para mostrar su apoyo y colaboración. A ello ha respondido que recurrirá a esta ayuda de la comunidad internacional si queda demostrado que los atentados fueron perpetrados con apoyo del exterior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.