Occidente, a la carrera tras el ultimátum talibán

Occidente, a la carrera tras el ultimátum talibán

El ultimátum talibán ha puesto entre la espada y la pared a las potencias occidentales que hacen las maletas a toda prisa para salir de Afganistán. De los más afectados, los británicos, que buscan desesperadamente una prórroga del plazo para evacuar.

“Cuando ellos –por los estadounidenses– se retiren, ellos se llevarán la infraestructura. Y nosotros nos tendremos que marchar también. No creo que haya posibilidades de quedarnos después de Estados Unidos”, señaló Ben Wallace, ministro de Defensa británico.

Habían advertido a Estados Unidos del peligro de una retirada precipitada del país centroasiático. Se agudiza la crisis por el ultimátum talibán que amenaza con “consecuencias” si no se han marchado antes del 31 de agosto.

Un utlimátum especialmente dirigido a británicos y estadounidenses

Una advertencia especialmente dirigida a los estadounidenses y a los británicos. “Si Estados Unidos o Reino Unido buscan más tiempo para continuar las evacuaciones, la respuesta es no. O habrá consecuencias”, avisó Suhail Shahin, uno de los portavoces islamistas.

Así las cosas, Boris Johnson sabe que no puede contar con Joe Biden en ese empeño. Por eso, busca alternativas. Este martes se reúne el G7 y Reino Unido, que ocupa la presidencia de turno, trasladará el problema a sus ‘socios’ económicos.

La restauración del régimen talibán no solo supone un peligro para Afganistán, sino que representa una amenaza para todo Occidente.

Sabedor de que los estadounidenses irán a su ritmo, intentando cumplir el plazo, el premier británico busca alianzas en otras potencias. La preferente, Francia, con quien no mantiene sus mejores relaciones este verano.

A la caza de nuevas alianzas

Sin embargo, pese a las profundas diferencias entre Johnson y Emmanuel Macron –Brexit, anti europeísmo del primer ministro—, en materia de Defensa es otra cosa. La colaboración siempre ha sido muy estrecha.

De la mano del presidente francés llevará una propuesta a los cinco miembros permanentes del consejo de seguridad de la ONU. Se reúnen esta semana.

Espera contar con el apoyo de Moscú y Pekín, bajo el paraguas de la lucha contra el terrorismo y la ayuda humanitaria. Asimismo, plantearán cómo debe relacionarse el mundo a partir de ahora con el régimen talibán.

Una vez culminada la retirada estadounidense, Johnson da por descontado que Rusia y China serán piezas clave en la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.