Nuevos estímulos del BCE a la banca europea

Nuevos estímulos del BCE a la banca europea

Se han conocido las actas de la última reunión de la autoridad monetaria de la zona euro.
El Banco Central Europeo, BCE, se reunió entre el 23 y el 24 de enero y en este encuentro se determinó que deben realizarse “rápidamente” los análisis técnicos para preparar una nueva ronda de subastas de liquidez a largo plazo para nuevos estímulos a la banca europea.

Benoit Coeure, miembro del Comité Ejecutivo de la máxima autoridad monetaria de la Eurozona, ya insinuó la semana pasada la posibilidad de volver a abrir el grifo de liquidez al sector bancario para estimular la economía en un momento de debilidad a corto plazo para el crecimiento de la zona euro. Los bancos centrales señalaron que cualquier nueva operación de este calado debería reflejar los objetivos de política monetaria a conseguir.

Así se ha revelado después de conocerse las actas de esta reunión en la que se puede leer que “aunque las decisiones a este respecto no se deben tomar apresuradamente, los análisis técnicos requeridos para preparar las opciones de política monetaria para futuras operaciones de liquidez deberían llevarse a cabo rápidamente”.

Por tanto, en la reunión prevista para el 7 de marzo del BCE podrían anunciarse las nuevas subastas. Se trata de contrarrestar la desaceleración economica observada por la autoridad monetaria en los últimos meses y que podría prolongarse a corto plazo, a causa de los riesgos y la incertidumbre que han aumentado en Europa, especialmente mientras se negocia el Brexit.

Mario Draghi, presidente del BCE, en la rueda de prensa posterior de la última reunión sobre política monetaria, ya anunció que el Consejo de Gobierno de la autoridad económica continúa preparado para ajustar apropiadamente sus instrumentos de forma que se garantice que la inflación continúa convergiendo, con el foco puesto en la estabilidad de precios del organismo.

Admitió que varios bancos centrales se habían referido a las subastas de liquidez a largo plazo durante el encuentro, pero que no se había tomado una decisión acerca de este instrumento, “muy útil y eficaz”, como lo calificó, para facilitar la transmisión de la política monetaria de la entidad.

El BCE trasladó en su momento que las circunstancias del mercado habían retrasado las expectativas para acometer una subida de tipos, de forma que la previsión ahora para ese incremento pasa a abril de 2020, cuando estaba previsto en septiembre de 2019.

En un comunicado emitido con posterioridad al encuentro de enero se informaba de que se mantendrían los tipos de interés en su nivel actual “durante tanto tiempo como sea necesario para asegurar la continua y sostenida convergencia de los niveles de inflación a niveles por debajo pero cerca del 2%”.

Los bancos centrales, se revela en las actas, insistieron en que la transmisión de las subidas salariales es “clave” para pronosticar la inflación a medio plazo, todo ello aunque dicha transmisión no se ha producido en los últimos cinco años.

“Aunque la relación entre salarios y desempleo parece estar intacta, hasta la fecha ha habido poca respuesta por parte de la inflacion subyacente a las mejoras del mercado laboral”, reza el documento. En consecuencia, la autoridad monetaria de la zona euro indicó que la inflacion subyacente de la Eurozona se mantenía en torno al 1% en el último lustro, eso aunque el desempleo había descendido desde el 12% a menos del 8%. Los banqueros admiten que “la inflación subyacente no creció incluso en el período en el que la economía estaba creciendo muy deprisa”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.