Nuevas piezas demuestran la presencia rusa en el conflicto de Cataluña

Nuevas piezas demuestra la presencia rusa en el conflicto de Cataluña

La presencia rusa en el conflicto de Cataluña está quedando cada vez más demostrada, tal como revela El País tras conocer nuevos datos obtenidos junto a la red de periodistas de investigación Bellingcat y Civica Media, una fundación vinculada a ella.

Según estas investigaciones, al menos tres presuntos miembros del Departamento Central de Inteligencia de las Fuerzas Armadas rusas (GRU), visitaron Barcelona entre noviembre de 2016 y diciembre de 2017. Uno de ellos sería el general Denis Serguéiev –Serguéi Fodótov-, que viajó a Cataluña en dos ocasiones.

Los otros supuestos miembros del GRU serían Alexey Kalinin y Mijaíl Opryshko. La Audiencia Nacional está investigando las actividades de la unidad 29155, a la que pertenecerían estos tres supuestos espías rusos.

Denis Serguéiev habría viajado por primera vez a Barcelona el 5 de noviembre de 2016, procedente de Moscú y en vuelo directo, bajo la identidad falsa de Fedótov. Seis días después regresaría a la capital de Rusia, pero desde Ginebra (Suiza).

No se conoce cuánto tiempo estuvo en la Ciudad Condal, pero once meses después habría vuelto a España, más concretamente dos días antes del referéndum ilegal del 1-O, el 29 de septiembre de 2017. Lo habría vuelto a hacer bajo el nombre de Fedótov y habría regresado a Rusia saliendo desde Barcelona en tren hacia Ginebra, vía Lyon.

Según la información recogida por Bellingcat del posicionamiento de su, a priori, teléfono móvil, Serguéiev habría permanecido en la capital catalana 19 horas. Viajó de regreso el 30 de septiembre.

En el caso de Alexey Kalinin y Mijaíl Opryshko, viajaron a Barcelona en una sola ocasión. El primero lo habría hecho el 14 de diciembre de 2016 bajo la identidad de Alexey Nikitin. Tampoco regresó a Moscú desde la Ciudad Condal, sino que lo habría hecho vía Roma el 17 de diciembre.

El rastro de Kalinin se encuentra en China, Turquía, Israel y Dubai, de acuerdo con la información recabada por Civica Media. Fuentes policiales españolas reconocen que conocían la existencia de este agente y su conexión con actividades de espionaje en varios países europeos. En cambio, no confirmaron su vinculación con la desestabilización en Cataluña.

Por su lado, Opryshko habría viajado a Barcelona en diciembre de 2017, cuando ya estaba en aplicación el artículo 155 de la Constitución y Carles Puigdemont, ex presidente de la Generalitat, huido de la Justicia española. No se conoce cuánto tiempo el agente ruso habría permanecido en España.

Según los datos recabados, Serguéiev, o Fedótov, es el más activo respecto a las actividades de la Unidad 29155 en Cataluña. Y también lo es del resto de acciones del grupo en varios países, entre ellos, Reino Unido, donde se le vincula con el intento de envenenamiento del ex espía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia.

Fuentes de Moncloa y de Interior, según publica El País, prefirieron no hacer comentarios acerca de los nuevos datos obtenidos sobre la supuesta presencia de estos tres agentes de la Unidad 29155 en Barcelona. De hecho, el Gobierno mantiene un estricto hermetismo acerca de este asunto.

Ello, a pesar de que el 22 de noviembre el tabloide revelara que Manuel García Castellón, juez de la Audiencia Nacional, había abierto una investigación, sobre la cual mantiene el secreto de sumario, de la que se hizo cargo la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, que es la encargada de la lucha antiterrorista.

“A partir de la primavera de 2018, y con posterioridad al caso Skripal, los servicios de inteligencia británicos y estadounidenses facilitaron información sobre diversas acciones de desestabilización de los rusos en suelo occidental, que en el caso de España se focalizaban en Cataluña”, reconocen fuentes diplomáticas españolas.

Por su parte, el Kremlin y el Ministerio de Exteriores ruso niegan cualquier interferencia en Cataluña y en las cuestiones internas en España. Incluso han criticado lo que califican como un “interés enfermizo” de algunos medios en “resucitar” un “tema medio olvidado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.