Nueva Zelanda abre las puertas a los refugiados de Australia

Nueva Zelanda abre las puertas a los refugiados de Australia

150 permanecen detenidos.
Nueva Zelanda se ha ofrecido a reubicar a los 150 solicitantes de asilo enviados por Australia fuera de su territorio en centros de detención. Así lo ha manifestado Jacinda Ardern, primera ministra del país oceánico, que se reunirá con su homólogo australiano en septiembre en Nauru.
En octubre pasado, Australia rehusó aceptar la oferta neozelandesa de acoger a los refugiados que habían sido enviados a centros de detención en Nauru y en la isla de Manus, en Papúa Nueva Guinea, ya que, entonces, se estaba negociando con Estados Unidos para que aceptara a 1.250 migrantes, fruto de cuyas negociaciones fueron trasladados al país norteamericano 250 gracias a un acuerdo que se alcanzó con la Administración de Barack Obama y que Donald Trump, actual presidente estadounidense, ha criticado.

Vuelve a ofrecer su ayuda
La oficina de Ardern ha indicado a Thomson Reuters Fundation que “Nueva Zelanda ha reiterado nuestra oferta en vigor a Australia de acoger a 150 refugiados de Nauru y Manus”. “Seguimos estando listos y dispuestos a ayudar”.
En función de la política migratoria australiana, tremendamente dura, los migrantes interceptados intentando llegar a Australia son enviados a centros de detención fuera del país donde se inicia el procedimiento de sus solicitudes con la advertencia de que nunca serán reasentados en el país austral.
El Tribunal Supremo de Papúa Nueva Guinea declaró ilegal, en 2016, que 800 refugiados y solicitantes de asilo fueran retenidos en las instalaciones en la isla de Manus. Entonces, las autoridades australianas retiraron los servicios en el centro y aseguró que financiaría tres nuevos “centros de tránsito” en Manus, ofreciendo seguridad, atención sanitaria y dinero para comida a los migrantes.

Malas condiciones de los centros de detención
Unos 940 refugiados y solicitantes de asilo permanecen en nauru, según la ONG World visión, y no pueden abandonar la isla. Proceden de Irán, Irak, Somalia y Afganistán, según Human Rights Watch.
una coalición de 30 organizaciones humanitarias, entre las que está World Vision, pidió a Australia esta semana que evacúe a todos los niños y sus familias de Nauru en un plazo de tres meses. Los grupos de defensa de Derechos Humanos llevan tiempo condenando las condiciones de los centros de detención. Claire Rogers, la presidente de World Vision Australia ha declarado que “el Gobierno australiano debería darles la bienvenida aquí o, al menos, aceptar la oferta de la primera ministra de Nueva Zelanda de reasentar los en su país”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.