No somos princesas, somos reinas creadoras

Por Carolina Gutiérrez Montero
(investigadora biomédica)

Esta frase escuchada en la feria de Inteligencia Artificial AIshow, que se celebró la semana pasada, engloba muy bien lo que sentimos muchas mujeres que trabajamos en el campo de la investigación y la innovación científica y tecnológica.
En esta reunión un grupo de mujeres estuvieron debatiendo sobre la importancia de tratar el problema de la desigualdad de género en el campo de la tecnología desde diferentes ámbitos, siendo de gran importancia la educación: enseñar desde las escuelas que la tecnología, la innovación y la ciencia también es cosa de chicas.
Solo el 30% de los trabajadores en el sector tecnológico en Europa son mujeres, y de forma específica en España este sector solo está ocupado por un 18% según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
Los datos del Ministerio de Educación indican que las matriculas universitarias de mujeres suponen más del 50% de las totales en España, sin embargo, una carrera como la Ingeniería Informática solo la cursan un 10% de mujeres. Aún siendo menos, sus notas destacan por ser mejores que las de los hombres.
Las mujeres tenemos claramente una estructura cerebral y una forma de pensar diferente pero a la vez complementaria a la de los hombres. Esto podría incluso ayudar a que las empresas tengan una manera y unos productos a crear diferentes a los pensados solo por hombres. Es decir, la propia desigualdad de género en el sector tecnológico afecta en ocasiones a los productos que fabrica la industria. Algo totalmente evitable si se contase más con nosotras en este sector que por cierto abarca amplias disciplinas académicas.
Un estudio llevado a cabo en el año 2013 en la Unión Europea puso de manifiesto que una mayor presencia de las mujeres en el sector tecnológico a nivel mundial supondría un incremento anual del PIB estimado en 9.000 millones de euros.
En la lucha por esta desigualdad el PSOE-M sacó adelante la semana pasada una propuesta para fomentar la igualdad de género en el ámbito científico y tecnológico. Como bien destacan los socialistas, “son necesarias políticas transversales con perspectiva de género en todas las acciones públicas relacionadas con la ciencia, la investigación, la educación y el conocimiento”.

Es una defensa en toda regla de la promoción de las carreras de las mujeres en los campos de ciencia, ingeniería y tecnología; una defensa de su presencia en puestos de responsabilidad y poder y una defensa del reconocimiento y la visibilización de las mujeres en la ciencia. En ese lugar en el que siempre han estado y en el que nunca han sido reconocidas con la justicia suficiente. En definitiva es la defensa del compromiso socialista con la igualdad de género
Aprovechemos el talento femenino, no solo en nuestra Comunidad sino en todo el país, en el mundo entero. Que nuestro trabajo reciba un reconocimiento adecuado, que podamos alcanzar puestos de responsabilidad acordes a nuestra formación, por méritos les puedo asegurar que no será: muchas mujeres tienen tantos o más que gran parte de los hombres que se encuentran por encima de ellas en lo que a responsabilidad estructural se refiere.
Valemos mucho, nos lo tenemos que creer nosotras mismas, y se lo tenemos que hacer creer al resto. Como reza el título de este artículo: “No me trates como una princesa consumidora, sino como una reina creadora capaz de cambiar el mundo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.