Por primera vez en la historia, los niños tienen menos cociente intelectual que sus padres

Por primera vez en la historia, los niños tienen menos cociente intelectual que sus padres

Jamás había sucedido en la historia de la Humanidad que la siguiente generación tuviera menos cociente intelectual que la anterior. Eso es lo que parece estar sucediendo para el neurocientífico francés Michel Desmurget. Así lo expone en su libro La fábrica de cretinos digitales.

Según explica su hipótesis, la culpa de ese menor cociente intelectual de la generación más joven se debe al uso excesivo de los productos digitales.

El uso de pantallas ha provocado que los jóvenes hayan perdido o reducido las habilidades que tienen que ver con el lenguaje. También, pérdida en la concentración, la memoria y el contacto humano.

De acuerdo con su supuesta evidencia científica, la reducción de habilidades cognitivas está directamente relacionada con la exposición a pantallas. De hecho, parece que algunos estudios señalan que el conjunto de capacidades que forman lo que llamamos inteligencia cae en los más jóvenes que más tiempo pasan frente a la televisión, con videojuegos o dispositivos digitales móviles.

Generación tras generación, la última es más inteligente que la penúltima, ésta más que la anterior y así sucesivamente. Es el llamado Efecto Flynn, que se basa en la observación y confirmación de este hecho a lo largo del siglo XX una generación tras otra.

Desde 1994 se ha constatado este efecto realizando miles de pruebas de cociente intelectual, confirmando los resultados durante décadas. Según quienes propusieron este modelo, cada generación mejora en tres puntos la media de cada década.

En cambio, este Efecto Flynn ha dejado de darse, por primera vez en la historia, en la última década. Se descubrió que los llamados ‘nativos digitales’ obtuvieron puntuaciones inferiores que sus progenitores.

Los ‘nativos digitales’ tienen menos cociente intelectual

Desmurget sostiene que eso de que los ‘nativos digitales’ son más hábiles a la hora de utilizar la tecnología es una falacia. Según su hipótesis, basada en estudios recientes, los niños llevan a cabo con facilidad tareas sencillas, como compras online o la instalación de apps. Sin embargo, muestran una baja capacidad para “la adopción de tecnologías educativas en las escuelas”.

Con todo, sus teorías también tienen detractores. Los más críticos sostienen que existe una gran dificultad para crear un indicador que mida con exactitud algo tan complejo como la inteligencia.

De hecho, desde hace décadas se cuestiona la validez de los test de cociente intelectual. Algunos investigadores entienden que la inteligencia no es una única cualidad medible mediante un examen basado en acertijos o razonamientos matemáticos.

Más allá, la inteligencia depende de numerosas habilidades conectadas entre sí que se utilizan en la realidad y facilitan la vida. Una de ellas es el pensamiento crítico.

Con todo y con eso, es cierto que las sociedades más avanzadas son cada vez más proclives a limitar el uso de pantallas por parte de los más jóvenes. De hecho, en Silicon Valley, un ejemplo de ellas, algunos desarrolladores de software y tecnología vanguardista imponen medidas muy rigurosas en el uso de dispositivos digitales móviles.

1 thought on “Por primera vez en la historia, los niños tienen menos cociente intelectual que sus padres”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.