Nadie se acuerda del cine español

Nadie se acuerda del cine español

El cine español pasa por una de sus peores épocas probablemente desde la postguerra. Pocos son los que atienden al Séptimo Arte y muchos son los que se quedan en casa esperando que alguien haga algo.

Dicen en Mensajeros de la Paz, el Padre Ángel, que reparten comida en el centro de Madrid a personas conocidas. ¿Cómo que conocidos?, hemos preguntado. “Sí, a actores y actrices en paro y en otro tiempo más conocidos”, nos dicen.

En 2020 la taquilla del cine español solo llegó a 43 millones de euros de taquilla. Una miseria. Cines vacíos y producciones paradas. Un desastre. Un desierto para muchos actores, actrices, directores y directoras, iluminadores, guionistas y un largo etcétera de profesionales.

Lo normal era producir 100 millones de euros. Eran otros tiempos. Ahora costará remontar esa cifra. Vienen años duros. O se hace algo, o vienen años duros. El arte, la cultura, es la primera víctima de la recesión. Y de la ignorancia.

El caso es que la taquilla la salvó a partir de julio la película Padre no hay más que uno II, de Santiago Segura. Le siguieron piezas como Adú, Malasaña 32 y Hasta que la boda nos separe.

Muchos de ustedes se preguntarán cómo vamos a dedicar dinero al cine si no hay para comer. Desde este periódico esperamos que ningún político piense lo mismo. Por cada euro que el Estado le da al cine, recupera 3,5. Se trata de un efecto multiplicador que pocos sectores poseen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.