Muerte en Birmania

Muerte en Birmania

Birmania es un polvorín y siguen sucediéndose las protestas contra el golpe de Estado del 1 de febrero y la instauración de una junta militar. Las fuerzas de seguridad han empleado fuego real para dispersar una manifestación, saldándose los enfrentamientos con al menos siete muertes.

Seis de los fallecidos se encontraban en la localidad de Myaing, en el centro del país. La Policía disparó a escasa distancia de los manifestantes, según ha relatado un testigo al portal Myanmar Now. Incluso, una de las víctimas recibió un disparo en la cabeza. Todos los fallecidos tenían entre 30 y 36 años.

Además, otro testigo contó a la agencia DPA que “la Policía reprimió a los manifestantes primero con gas lacrimógeno y pelotas de goma y luego disparó fuego real”. Añadió que ahora “seis personas han muerto, entre ellas uno de mis amigos”.

La séptima víctima se encontraba en el municipio de Dagon Norte, al este de Rangún. Una persona presente en el lugar ha relatado que había “más de cien manifestantes” en la zona, resultando tiroteada una y heridas otras dos.

Este testigo ha señalado que “en la primera línea de la protesta había manifestantes con escudos caseros. Dispararon contra ellos directamente”.

De acuerdo con un balance de la ONU llevado a cabo el martes, al menos 67 personas habrían fallecido en las protestas desde la asonada militar. Asimismo, la Asociación de Asistencia a Presos Políticos calcula que se ha detenido a más de 1.900 personas desde el golpe de Estado en Birmania.

Por su lado, la junta militar ni se inmuta por las críticas internacionales ni por las movilizaciones internas. Si plan es gobernar durante al menos un año y a eso se limita.

Según argumenta, tomar el poder era necesario por el supuesto fraude electoral de noviembre. En esos comicios se impuso claramente la Liga Nacional por la Democracia que lidera Aung San Suu Kyi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.