Morir en Yemen

Morir en Yemen

Cuatro años de bombardeos dejan más de 8.300 civiles muertos.
La coalición liderada por Arabia Saudí en apoyo al Gobierno de Yemen ha causado con sus bombardeos más de 17.500 víctimas entre muertos y heridos, y de ellas el 25% son mujeres y niños, según el balance llevado a cabo por Yemen Data Project, del que da cuenta Europa Press.

Casi 8.340 civiles murieron en los ataques aéreos, 801 mujeres y 1.283 niños entre ellos, el 15%. Además, resultaron heridos 9.391 civiles, de ellos, 526 mujeres y 796 niños. Según el estudio realizado por este proyecto independiente, el bombardeo que más víctimas causó fue en un funeral en Saná el 8 de octubre de 2016, en el que murieron 136 civiles y hubo 695 heridos. El que mayor número de víctimas infantiles provocó fue en un mercado en Saada el 9 de agosto del pasado año, en el que fallecieron 40 niños y 56 resultaron heridos.

Del estudio se desprende que el 45% de las víctimas civiles de los bombardeos aéreos en apoyo al Gobierno de Abdo Rabu Mansur Hadi, presidente de Yemen, se produjo en 2015, y a partir de 2016 ha ido en descenso. En el último año, hasta marzo de 2019, se han llevado a cabo 44 bombardeos con más de diez víctimas civiles. A lo largo del último año murieron 166 niños y otros 253 resultaron heridos. A lo largo de los últimos 4 años se han llevado a cabo 19.511 bombardeos aéreos y en catorce de ellos hubo más de 100 víctimas civiles, diez de ellos tuvieron lugar en el primer año de campaña aérea.

Las ONG que actúan en el país alertan de que siguen produciéndose víctimas civiles a pesar del acuerdo al que se llegó en diciembre entre el Gobierno yemení y los rebeldes huthis, con mediación de la ONU, para un alto el fuego en Hodeidah. De hecho, Oxfam denuncia que un civil muere cada ocho horas desde entonces. Según esta ONG, en las últimas once semanas han fallecido 231 civiles en todo el país a causa de bombardeos aéreos, disparos de artillería, francotiradores o minas terrestres. Un tercio de ellos se ha producido en Hodeidah. 56 eran niños.

Por otro lado, desde que entró en vigor el alto el fuego en esta provincia, los civiles muertos se han duplicado en las de Hajjá y Taiz, según ha denunciado el Consejo Noruego para los Refugiados, 164 y 184, respectivamente. Desde la firma del acuerdo, según esta organización, ha habido 788 víctimas civiles, 318, muertas por disparos de artillería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.