Morir en Somalia

Morir en Somalia

Somalia sigue sumida en una “combinación mortal” de sequía, conflicto e inseguridad que ha obligado a desplazarse de sus hogares a cerca de 250.000 personas. Así lo ha denunciado el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC). Advierten de que la cifra aumentará si no llega ayuda.

Victor Moses, director del NRC en Somalia, ha destacado que “miles de somalíes están atrapados en un círculo vicioso de conflicto, inseguridad y sequía que está llevando a las familias hasta el límite”. “Algunos se ven obligados a huir de sus hogares debido al conflicto, mientras que otros están migrando a campos superpoblados en las ciudades para encontrar comida y agua debido a la sequía”, ha señalado.

Entre enero y agosto, cerca de 248.000 somalíes se han desplazado. De ellos, 100.000 se han visto obligados a abandonar sus hogares, según la Red de Observación y Protección para el Retorno, dirigida por ACNUR y el NRC.

Roda Muse, una mujer somalí, ha relatado a la ONG noruega del que sus “medios de vida dependen del ganado. La larga sequía ha provocado una falta de agua y pastos y tuvimos que trasladarnos aquí”, a Sanaag, para poder encontrar agua y comida.

Los desalojos, en algunos casos forzosos y sin advertencia, han continuado aumentando, denuncia NRC. De hecho, 134.000 desplazados fueron afectados durante el primer semestre del año. De ellos, sólo en Mogadiscio, 108.000 fueron desalojados de sus refugios.

Más de mil millones de dólares ha pedido la ONU para poder cubrir las necesidades humanitarias en Somalia. Con todo, crece la emergencia porque sólo se ha recibido el 47% de los fondos. Por este motivo, la ONG ha hecho un llamamiento a donantes y gobiernos para que aumenten sus aportaciones porque la situación “podría deteriorarse aún más”.

El director de NRC en Somalia advierte de que “la crisis en Somalia es una tormenta perfecta de factores naturales y creados por el hombre y está empeorando rápidamente”. “Este bombardeo de problemas sin fin no solo es un asalto contra la dignidad de los somalíes, sino un ataque directo contra su capacidad de supervivencia”, señaló.

Así, Moses recuerda que los somalíes “tienen derecho a la supervivencia y la dignidad, y nos corresponde a todos nosotros garantizarlo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *