Los misterios de las autopsias de los fallecidos por coronavirus

Los misterios de las autopsias de los fallecidos por coronavirus

Las autopsias practicadas a afroamericanos que murieron a causa de la Covid-19 en Nueva Orleans han revelado importante información nueva y fundamental cara a guiar el manejo del paciente. Dichos exámenes los llevaron a cabo patólogos del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Louisiana (LSU Health New Orleans). El estudio se ha publicado en la revista The Lancet Respiratory Medicine.

Según explica Richard Vander Heide, profesor y director de investigación de Patología de la Escuela de Medicina de esta Universidad y autor principal del estudio, descubrieron que “los pequeños vasos y capilares en los pulmones estaban obstruidos por coágulos sanguíneos”. También, “hemorragias asociadas que contribuyeron significativamente a la descompensación y la muerte en estos pacientes”.

Asimismo, encontraron “niveles elevados de dímeros D, fragmentos de proteínas involucradas en la descomposición de los coágulos sanguíneos”. “Lo que no vimos fue miocarditis o inflamación del músculo cardíaco”, añade. Informes preliminares “sugieren que contribuyen significativamente a la muerte por COVID-19”, indica.

Todos los pacientes eran afroamericanos, hombres y mujeres entre 40 y 70 años, y muchos de ellos tenían patologías previas. Entre ellas, hipertensión, obesidad, diabetes tipo II dependiente de insulina y enfermedad renal crónica.

Los pacientes acudieron al hospital entre tres días y una semana después de aparecer síntomas como tos leve y fiebre (38 o 39 grados). Igualmente, presentaban descompensación respiratoria repentina o colapso en el hogar.

En esas autopsias, las radiografías de tórax evidenciaron “opacidades bilaterales de vidrio esmerilado”, algo consistente con el síndrome de dificultad respiratoria aguda.

Las autopsias revelaron información fundamental y específica de la Covid-19

Los patólogos de la LSU Health New Orleans hallaron el mismo daño generalizado en las estructuras pulmonares que intervienen en el intercambio de gases. Esto también se observó en la primera epidemia de SARS. Ahora, encontraron coagulación de vasos pequeños, algo que parece ser específico de la Covid que causa el SARS-CoV-2.

Sharon Fox, directora asociada de Investigación y Desarrollo en el Departamento de Patología de la Escuela de Medicina de la LSU Health New Orleans, explica que su estudio “presenta una gran serie de autopsias dentro de un grupo demográfico específico”. Este grupo “experimenta la tasa más alta de resultados adversos dentro de los Estados Unidos”.

El Centro Médico de la Universidad de Nueva Orleans, que se construyó después del huracán Katrina, fue el eje en el que se han realizado las autopsias. Se trata de uno de los pocos hospitales en el país norteamericano con equipamiento de un conjunto de autopsias que cumplen con los estándares de los CDC. Estos son imprescindibles para llevar a cabo con seguridad los exámenes de pacientes con Covid-19 positivo.

Vander Heide señala, para terminar, que “las implicaciones clave de nuestro estudio incluyen el descubrimiento de un mecanismo para la patología severa dentro de la población afroamericana”. Probablemente, agrega, es “extensible a todas las personas con enfermedad grave, y posiblemente un objetivo para el tratamiento terapéutico inmediato”.

Concluye que “los resultados también pueden ser aplicables a un grupo demográfico más amplio que experimente la enfermedad grave por COVID-19”. “El manejo de estos pacientes debe incluir terapia para atacar estos mecanismos patológicos”, apunta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.