Un ministro marroquí declara que España pagará un alto precio por subestimar a Marruecos

Un ministro marroquí declara que España pagará un alto precio por subestimar a Marruecos

Mustafá Ramid, ministro marroquí de Derechos Humanos y Relaciones con el Parlamento, ha afirmado que España “sabía que el precio por subestimar a Marruecos es muy alto”.

Se refería a “acoger” a Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, y no cumplir con la “buena vecindad”. No mencionó, como tampoco lo hizo Karima Benyaich, embajadora de Marruecos en España, a cuando su rey, Mohamed VI, entró en aguas ceutíes sin permiso. ¿Eso es buena vecindad?

Así, en Facebook, el ministro marroquí, ha dicho que “la recepción por parte de España del líder de las milicias separatistas del Polisario, bajo una identidad falsa, sin tener en cuenta las relaciones de buena vecindad que requieren coordinación y consulta, o al menos cuidando de informar a Marruecos, es un acto irresponsable y totalmente inaceptable”.

Sin duda, es la excusa que ha usado Marruecos para abrir las puertas de salida a más de 6.000 personas para que entraran ilegalmente en España. “¿Qué esperaba España de Marruecos al acoger al líder de una banda que se levantó en armas contra ella?”, apuntó Ramid.

Al tiempo, se pregunta “qué habría perdido España si hubiera consultado a Marruecos sobre la acogida de este individuo”. “¿Por qué España no anunció la presencia en su suelo del individuo en cuestión con su verdadera identidad?”, insistió.

A modo de justificación de andar por casa, el ministro marroquí se pregunta: “¿Y si fuese Marruecos quién cometiese este acto?”. A su juicio, no haber informado de ello podría ser “una prueba de su conciencia [España] de que el acto cometido es contrario a las buenas relaciones de vecindad”.

En cambio, haciendo como si lo lamentara, indicó que España ha “preferido” su “relación con el Polisario y su mentor, Argelia”. A su vez, traslado que Marruecos “ha sacrificado mucho en nombre de la buena vecindad”.

Esto, según Ramid, “debería ser objeto de especial atención por parte de los dos vecinos”. A ello añadió que Marruecos está en su “derecho” de hacer conocer la “magnitud de su sufrimiento en nombre de esta buena vecindad”.

Para concluir, aseguró que su país no aceptará “ninguna subestimación” con el fin de que “revise su política y sus relaciones con su vecino y respete sus derechos como respeta los suyos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.