Millo acusa a los independentistas de violencia y hostigamiento

Millo acusa a los independentistas de violencia y hostigamiento

Instituciones, cuarteles, agentes de Policía y Guardia Civil y comisiones judiciales fueron acosados desde tres semanas antes del referéndum del 1 de octubre.
En la sesión de ayer del juicio al procés que se sigue en el Tribunal Supremo, Enric Millo, ex delegado del Gobierno en Cataluña, declaró como testigo, señalando que ya tres semanas antes de la consulta independentista se produjeron cientos de actos organizados de “hostigamiento, acoso, violencia e intimidación”. En concreto, según relató, estas acciones dieron comienzo después de ser aprobadas en el Parlament las llamadas leyes de desconexión los días 6 y 7 de septiembre de 2017.

En su opinión, la ley de transitoriedad establecía en Cataluña una “especie de ficción” que provocaba una “doble realidad”. Dijo que el Govern y el Parlament siguieron una “estrategia” que generó mucha incertidumbre y que fue entonces cuando empezaron las acciones de “hostigamiento, asedio e intimidación” a las instituciones, Policía y Guardia Civil, cuarteles y comisiones judiciales.

Según ha relatado Millo, “se creó un clima de violencia tal que allí donde había una diligencia judicial había un grupo de personas para amenazar, hostigar e intimidar con el objetivo de impedir las acciones judiciales”. También, que se lanzaron objetos incendiarios, se acosó a policías y guardias civiles, se hostigó en los hoteles donde se alojaban y se acosó a comisiones judiciales y en las subdelegaciones del Gobierno en las cuatro provincias catalanas.

Según ha declarado el ex delegado del Gobierno en Cataluña, se impuso una situación de “doble legalidad” a partir del 7 de septiembre. Incluso, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña pidió que se reforzara la seguridad del edificio con Policía Nacional y Guardia Civil porque, según la ley de transitoriedad, su cargo era elegido por el president y “no sabía lo que iba a suceder, si le iban a destituir”.

Para Millo, una de las concentraciones más “preocupantes” fuera del 20 y 21 de septiembre ante la Consejería de Economía de la Generalitat por las decenas de miles de personas allí concentradas y las proclamas, como “No saldrán hasta que no queramos” o “Vamos a defender nuestras instituciones”. “Si querían defender las instituciones es porque pensaban que les estaban atacando”, comentó.

Y no solo allí, sino en la Consejería de Asuntos Exteriores, donde, precisó, había “personas subidas en el vehículo de la comitiva judicial”. “Si todo eso no es violencia…” insinuó. “Amenazar y señalar personalmente a agentes policiales que tienen su casa en Cataluña. Esto de pacífico no tiene mucho. Hubo una componente clara de violencia, de agresividad”, agregó.

El ex delegado del Gobierno en Cataluña también repasó la capacidad de movilización de los Comités de Defensa del Referéndum, CDR. Son, dijo, “aparentemente células autónomas que funcionan de forma espontánea”, pero “un estudio detallado permite deducir que hay una estructura y organización”. “Es un movimiento muy plural y muy diverso, en el que seguro que hay gente de buena fe y pacifista, pero hay otras con otros objetivos que no tienen inconveniente en usar la violencia”, destacó.

También habló de la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, así como de la actuación de los Mossos d’Esquadra, de los cuales dijo que su apoyo “no siempre fue todo lo eficaz que pudo haber sido”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.