Mil sentencias menos al año si no se renueva el CGPJ

Mil sentencias menos al año si no se renueva el CGPJ

Mientras no se renueve el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no se pueden hacer nombramientos ni cubrir vacantes por la actual ley que lo regula. Esto supone que se dictarán unas mil sentencias menos cada año.

Así lo advierte la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo (TS), que ha aprobado el informe del Gabinete Técnico. A esa aseveración añaden que aumentarán los retrasos en los tiempos de respuesta.

Ese es el panorama que le espera a las diferentes salas si se prolonga la imposibilidad legal que cubrir las vacantes de magistrados. Es el CGPJ quien debe nombrarlos.

Precisamente, PSOE y PP han desbloqueado la renovación de los órganos constitucionales, pero los populares han dejado fuera del pacto al órgano de gobierno los jueces.

Por tanto, si se prolongan el tiempo la situación se volverá “insostenible”, señala el informe. Esto supondrá que se dicten “aproximadamente 1.000 sentencias menos al año entre todas las salas”.

A su vez, “con alargamiento de los tiempos de respuesta en las cuestiones de fondo y se retrasarán enormemente las decisiones de inadmisión”. Éstas son “numerosísimas y se cuentan por varias decenas de miles al año”.

La no renovación CGPJ afecta directamente al Supremo

Asimismo, el informe evalúa la situación a la que hace frente al tribunal. Tiene 11 plazas sin cubrir, un 14% de su plantilla de 79 magistrados. Además, la cosa se agrava porque el próximo año serán 16 ya que cinco jueces se jubilan. Esto supondrá el 20,25% de la plantilla mercantil.

Según el Gabinete Técnico, se trata de “una situación que no hay organización que pueda resistir”. “Máxime cuando tales vacantes se producen en puestos que, evidentemente, no tienen articulado un sistema legal de sustitución”, añade. No sucede así “en el resto de puestos de la carrera judicial”.

Por otro lado, el Supremo deja entrever el agotamiento de sus magistrados. Así, avisa, en consecuencia repercutirá en la fase de admisión de los recursos de casación y en la de enjuiciamiento y decisión.

Esto es algo que, apunta, no se remedia “por más que se quiera hacer el sobreesfuerzo” asignando más ponencias a los jueces. En ese sentido, señala que la formación de la doctrina jurisprudencial debe orientar la actividad de todos los órganos judiciales. Y esto es algo que precisa un estudio y deliberación “muy reflexivo y cuidado que los recursos”.

Pero va más allá. El Alto Tribunal subraya que dilatar en el tiempo la admisión de casaciones tendrá consecuencias en el conjunto de los escalones jurisdiccionales.

El informe concluye que “la imposibilidad legal del CGPJ en prórroga de su mandato de efectuar nombramientos para cubrir las vacantes unida a la incertidumbre sobre cuándo se constituirá el nuevo Consejo, hace que el funcionamiento del tribunal se vea gravemente mermado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.