Merkel propone pagar a otros países para que se queden con los inmigrantes

Merkel propone pagar a otros países para que se queden con los inmigrantes

Consigue un plazo de dos semanas para alcanzar una solución sobre los refugiados en la Unión Europea.
El líder de la Unión Cristiano Social de Alemania, Horst Seehofer, también ministro del Interior alemán, ha puesto contra las cuerdas a Angela Merkel con la amenaza de que si en dos semanas no se han alcanzado acuerdos bilaterales con países para solucionar la cuestión de la inmigración, llevará a cabo su plan de prohibir la entrada a aquellos migrantes que hayan sido registrados en otros países. No obstante, lo que sí hará ya es impedir la entrada aquellos migrantes que tengan prohibido entrar o residir en Alemania.
En los próximos 28 y 29 de junio se celebrará la cumbre europea y es ahí donde Merkel intentará alcanzar acuerdos bilaterales con países como Italia. Seehofer ha señalado que “después de la cumbre de la UE hablaré con la canciller y la CDU sobre los resultados de esta. Si no hay resultados que tengan un efecto igual al de esta medida, no quiero ponerme manos a la obra en francés, sino que quiero ser capaz de poder reaccionar rápidamente”, en relación a las medidas que se aplicarán de manera inmediata.
“Es inexplicable que personas que tienen prohibido entrar en el país puedan hacerlo”, declaró. En cambio, Merkel, desde Berlín, señaló que estas dos semanas no representan un inicio automático de la devolución de los solicitantes de asilo. Su partido quiere reunirse el 1 de julio y analizar lo hablado en la cumbre. Así, dijo que, aunque apoya la iniciativa del ministro del Interior para aplicar medidas adicionales en la gestión de la llegada de solicitantes de asilo, no quiere abrir negociaciones unilaterales. “Devoluciones que no estén acordadas podrían producir un efecto dominó negativo y poner en duda todo el proyecto de unidad europeo”, advirtió.
Su partido, la CDU, ha apoyado su iniciativa de negociar acuerdos bilaterales en el marco de la cumbre de la UE. Además, recordó que ambos partidos conservadores tienen “el objetivo común de mejorar la gestión de la migración y el control”, a fin de evitar que se repita lo sucedido en 2015.
No obstante, la canciller recalca la necesidad de una respuesta europea ante un problema europeo, advirtiendo de la amenaza que representa una iniciativa como la de Seehofer, que solo serviría para dividir y debilitar el proyecto europeo. En respuesta, el ministro recordó que fue la CDU quien “provocó la división de Europa con la decisión sobre los refugiados en 2015”. En plena crisis migratoria, la decisión de la canciller de abrir las fronteras condujo a que casi un millón de solicitantes de asilo llegara a Alemania.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.