Mejora la solvencia de la deuda soberana de España

Mejora la solvencia de la deuda soberana de España

La solvencia de la deuda soberana a largo plazo de España ha visto mejorada su nota de ‘A-‘ a ‘A’ de la agencia de calificación crediticia S&P Global Ratings. La perspectiva es estable. A su vez, DBRS mantiene el rating en ‘A’, pero revisa su perspectiva de ‘estable’ a ‘positiva’.

Carlos San Basilio, secretario de Estado del Tesoro, en declaraciones a RNE ha resaltado la “mayor capacidad de crecimiento” que ambas agencias han apreciado en la economía española. Así, España “está en mejores condiciones de responder ante los retos internacionales”.

Las dos agencias de calificación consideran que éstos son riesgos para la economía española, de modo que “el carácter más resiliente” de España “la confianza de cara al futuro”.

Desde marzo de 2018 la agencia S&P no subía la calificación de la deuda soberana de España. Entonces pasó de ‘BBB+’ a ‘A-‘. Ahora espera que el crecimiento del PIB de España alcance el 2,2% en 2019, aunque considera que se desacelerará entre 2020 y 2022. En consecuencia, en el período 2019-2022 superará la media de la zona euro.

Asimismo, subraya que tanto el balance exterior como la situación presupuestaria continúan mejorando y pronostica que el déficit presupuestario de 2019 seguirá disminuyendo hasta el 2% del PIB.

Según la agencia de calificación, el crecimiento económico equilibrado y la mejora de la situación presupuestaria están detrás de que el ratio deuda pública/PIB de España siga en una senda descendente más firme. Además hace hincapié en que ha habido avances en el de esa palanca miento de los sectores público y privado.

Con esta mejora en la calificación, S&P también señala la previsión de continuación del saneamiento presupuestario y el impulso en la consolidación fiscal. El déficit previsto para 2019 de las administraciones públicas se situaba en torno al 2% del PIB, la tasa más baja desde 2007, con una deuda neta que bajara por debajo del 83% del PIB en 2022, cuando en 2016 era del 89%.

La economía española, subraya, está mejor preparada para soportar riesgos como un Brexit abrupto o la desaceleración del crecimiento en la eurozona. Así, resalta las ganancias de competitividad, lo que ha supuesto superávits por cuenta corriente en los últimos años.

El crecimiento económico equilibrado y la mejora de la posición fiscal posibilitan una reducción más firme de la ratio deuda/PIB, por lo que se puede prever una mayor reducción del déficit y de la deuda pública comparada con su informe anterior.

Sin embargo, advierte del riesgo a medio y largo plazo de la repetición de las elecciones generales porque genera incertidumbre que no haya gobierno. También, pronostica un impacto por la tensión en Cataluña, aunque considera que no afectará negativamente a las perspectivas económicas.

S&P asegura que “la perspectiva estable refleja nuestra visión de riesgos equilibrados para la calidad crediticia de España y nuestra expectativa de que, a pesar del estancamiento político en curso, las métricas de crédito económico, fiscal y externo del soberano se mantendrán en línea con nuestro pronóstico para los próximos dos años”.

No obstante, alerta de que podría rebajar las calificaciones “si el déficit presupuestario se amplía significativamente nuevamente o si la deuda neta del Gobierno aumenta por encima del 100% del PIB”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.