Medidas para evitar la exclusión financiera a los mayores

Medidas para evitar la exclusión financiera a los mayores

Hasta el 2 de junio de 2022 tiene el Gobierno para hacer los cambios legislativos para evitar la exclusión financiera de las personas mayores.

Esta semana se publicó en el BOE la Ley que protección de los consumidores y usuarios frente a situaciones de vulnerabilidad social y económica.

Dicha ley se aprobó el 24 de febrero en el Congreso después de ratificar las enmiendas que se introdujeron en el Senado. Entre ellas, la protección a las personas mayores frente a la exclusión financiera después de la campaña de recogida de firmas ‘Soy mayor, no idiota’.

Promovida por Carlos San Juan exigía que las entidades bancarias no discriminen a las personas por razones de edad y les den un trato digno.

Así, tras la entrada en vigor el 2 de marzo, el Ejecutivo se ve obligado a adoptar medidas en los próximos tres meses en ese sentido. Tiene que coordinarse con el Banco de España y representantes del sector bancario y entidades de crédito.

Todo ello con el objetivo de favorecer la inclusión de las personas más vulnerables y, sobre todo, las de edad avanzada.

Cuanto sea necesario para evitar la exclusión financiera

Así las cosas, deberá llevar a cabo “cuantas medidas se consideren necesarias para garantizar la atención presencial a las personas de mayor edad”.

Asimismo, “a todos aquellos colectivos para los que el acceso los servicios financieros, a través de las nuevas tecnologías, constituya un motivo de exclusión financiera”.

Igualmente, el Gobierno tendrá que aprobar medidas “para acercar los servicios financieros a todas las personas”. “Especialmente, en el medio rural y hacerlos más accesibles, teniendo especialmente en cuenta las necesidades de las personas con discapacidad y las personas mayores”, recoge.

De este modo, se pretende que el cierre de oficinas bancarias no suponga el cierre de sus cajeros automáticos externos.

Asimismo, que las entidades aumenten su personal para prestar ayuda a las personas con menores capacidades digitales para realizar operaciones financieras.

Entre otras medidas, se prevé la implantación de tecnologías de acceso a la banca sencillas, comprensibles, inclusivas y seguras. Se presta especial atención a la protección a los usuarios bancarios de robos, engaños y estafas on-line.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.