La media de las encuestas: la batalla por Madrid

La media de las encuestas: la batalla por Madrid

Con la campaña en la Comunidad de Madrid recién estrenada, todas las encuestas apuntan a la victoria del PP e Isabel Díaz Ayuso. Es más. La mayoría ellas apunta a que la todavía presidente regional podría revalidar su Presidencia con el permiso de Vox en la investidura.

Sólo la del CIS otorga un empate técnico entre los bloques de izquierda y derecha, con un Vox casi desaparecido. De hecho, el sondeo del centro demoscópico público da al conjunto de PP-Vox-Ciudadanos sólo dos décimas más del de PSOE-Más Madrid-Unidas Podemos.

Por tanto, de las encuestas se desprende, por ahora, que el ‘efecto Iglesias’ se está diluyendo a medida que pasa el tiempo. A duras penas se aleja del abismo que supone quedar por debajo del 5% necesario para obtener representación en la Asamblea de Vallecas.

La media se sitúa en torno al 7%, lo que le permitiría sentar a 10 diputados. En concreto, el 7,53% de los sufragios, un 1,97% más y sumaría 3 representantes regionales, respecto al 26 de mayo de hace dos años.

A su vez, Más Madrid, como ya sucedía desde que se anunció el adelanto electoral, cae ligeramente respecto al número de escaños logrados en 2019. Perdería dos diputados y un 2,09% de los votos, lo que se refleja en 18 asientos en el Hemiciclo madrileño.

El PSOE también acusa el golpe de la irrupción de Iglesias en la batalla por Madrid. Cedería un diputado hasta quedarse con 36, pasando del 27,25% que le dio la victoria en los últimos comicios al 24,75% de ahora.

Así las cosas, el bloque de la izquierda cosecharía, de media en las encuestas, el 44,84% de las papeletas y 64 diputados. En 2019, sumaban el 47,46% de los votos, aunque no cambia en el número de escaños.

Las encuestas dan como clara ganadora a Ayuso

Sin embargo, cabe recordar que en esta legislatura se eligen 136 diputados, frente a los 132 de la que ha terminado, que hace más difícil, con estos datos, formar un frente más sólido ante la derecha. La mayoría absoluta se sitúa en 69.

Al otro lado, todas las encuestas dan como ganador al PP de Ayuso. Con mayor o menor representación, la mayoría de ellas también coinciden en que los populares necesitarían de Vox para gobernar y para una investidura.

La media otorga a Ayuso el 41,1% de los votos y hasta 60 escaños. Incomprensiblemente, es el doble de lo cosechado en 2019. Es decir, cosecharía un asombroso 18,89% más, sobre todo a costa de Ciudadanos, que, salvo en dos de los sondeos, desaparece en Madrid.

Y es que Edmundo Bal, el candidato naranja, no lograría atraer el voto moderado de la derecha o del centro-izquierda. Pasaría del 19,42% que le permitió sentar a 26 diputados a un exiguo 4,1% de los sufragios y cero escaños. La puntilla.

Por último, excepto el CIS, la media de los barómetros confiere a Vox un porcentaje bastante alejado del temido 5%. No obstante, por si acaso, Santiago Abascal, su presidente, entró hace poco en la precampaña y será habitual en la campaña ya iniciada.

Así, la candidatura que encabeza Rocío Monasterio rondaría el 8,5% de las papeletas, lo que supone bajar ligeramente del 8,86% de 2019. No se movería el número de ultraderechistas en la Cámara regional, manteniendo los 12 diputados.

De confirmarse estas tendencias, la derecha estaría controlada por la extrema derecha, aunque a Ayuso no le importa arrojarse a sus brazos.

Juntos rozarían, en la media de los sondeos, el 50% de los sufragios. En concreto, el 49,6% y superaría la mayoría absoluta al disponer del voto de 72 representantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.