May propone tres votaciones sobre el Brexit en la Cámara de los Comunes

May propone tres votaciones sobre el Brexit en la Cámara de los Comunes

Una maniobra que, en principio, obligará a los diputados a aprobar un aplazamiento del Brexit.
Tres votaciones consecutivas en la Cámara de los Comunes ha planteado Theresa May, primera ministra británica, con la intención de obligar a los diputados a aprobar la petición de un aplazamiento del divorcio de la Unión Europea. Así, el 12 de marzo se volverá a plantear el acuerdo pactado con Bruselas, con pocas o ninguna posibilidad de que prospere.

En consecuencia, el 13 de marzo el Parlamento deberá pronunciarse acerca de una salida sin acuerdo, también con escasas posibilidades de salir adelante, toda vez que nadie en Westminster opta por esa opción, salvo el sector más duro. La última opción sería el 14 en la que los parlamentarios británicos votarán por la solicitud de un aplazamiento del Brexit, algo que debe plantearse como una solución “corta y limitada” de forma que Reino Unido evite participar en las elecciones europeas.

La última prioridad de la premier, como ya ha manifestado, es extender el artículo 50, pero se ha visto obligado a ceder por la presión interna entre los eurófobos, que sí quieren un Brexit abrupto, y el ala más moderada, que quiere evitar el caos de un divorcio sin acuerdo.

Se da por descontado que el 12 de marzo el acuerdo pactado con Bruselas será de nuevo rechazado contundentemente. El paso siguiente será plantear abiertamente a la Cámara de los Comunes una salida dura, aceptando las graves consecuencias económicas que ello conllevaría. El único punto intermedio, toda vez que los parlamentarios ya se han manifestado en contra de ambas opciones, es una extensión del Brexit “corta y limitada”. De este modo, se evita aplazar la salida de Reino Unido hasta 2021, y es la única opción aunque sea la última que tiene May.

“No quiero una extensión, pero me comprometo a ella como primera ministra”, ha dicho en el Parlamento británico después de un tenso Consejo de Ministros. Añadió: “Extenderse más allá de finales de junio, el Reino Unido tendría que participar en las elecciones europeas y qué tipo de señal se enviaría a los votantes que aprobaron el Brexit”, reiterando que cualquier extensión llevaría al país al “acantilado”.

Las reacciones del mercado británico no se han hecho esperar y la libra subía con fuerza respecto al euro, por encima de los 1,16 euros, algo que no se alcanzaba desde mayo de 2017, mientras que el FTSE-100 se desplomaba más de un 1%.

El Consejo de Ministros previo al anuncio no ha dejado indiferente a la primera ministra, que cada vez se ve más débil, más aún cuando algunos pesos pesados de su Gobierno han dejado clara su amenaza de una ola de dimisiones. Las maniobras de May ya no están dictadas solo por los anti Bruselas.

El hecho de que la primera ministra no quisiera una ruptura abrupta con la UE contenía una doble intención: por un lado, tener una baza negociadora ante la Comisión Europea; por otro, para acallar al núcleo duro eurófobo que se concentra en el Grupo de Reforma Europea liderado por Jacob Rees-Mogg.

Precisamente éste ha declarado en televisión que no votará a favor del acuerdo con Bruselas puesto que “solo se está planteando una extensión corta”, pero ha lanzado la advertencia de que si lo que se pretende es ampliar el Brexit por completo “lo consideraríamos como una traición”.

Desde hace tiempo se especulaba con que May cerraría la puerta a una salida el 29 de marzo sin acuerdo, desatándose el caos económico y político, pero con esta maniobra se acerca a un Brexit caótico antes de lograr el aplazamiento de la salida de la Unión Europea, algo que desde el Ejecutivo comunitario se esperaba hace semanas.

La premier sigue reiterando que la mejor opción es que se apruebe el acuerdo negociado, aunque destaca que su Gbierno continúa trabajando en soluciones alternativas a la frontera de Irlanda del Norte, como ya hizo el pasado lunes en Egipto en una reunión con líderes europeos.

Entretanto, Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, anunció el lanzamiento de un segundo referéndum si el Ejecutivo británico no acepta mantener a Reino Unido en la unión aduanera y en algunas instituciones europeas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.