May entre la espada y la pared

May entre la espada y la pared

La Unión Europea a Veintisiete exige a la primera ministra “propuestas concretas”.
Theresa May, premier británica, está siendo sometida a una mayor presión por Bruselas, que le exige “nuevos hechos” y “propuestas concretas” para desbloquear la negociación del Brexit.

Ayer se celebró una reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea que escucharían a May antes de, ya sin representación británica, analizar y valorar sus propuestas para alcanzar un acuerdo de una salida ordenada a tiempo o si no habrá otra opción más que una ruptura traumática.

Antes, habría tenido un encuentro a solas con Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, y con Jean-Claude Juncker, jefe del Ejecutivo del bloque comunitario. La idea era aportar mayor transparencia a las posiciones que sostiene Reino Unido.

Michel Barnier, negociador europeo, informó a Tusk del fiasco del último intento de pacto del pasado fin de semana. Por ello, el presidente del Consejo Europeo preguntó a la primera ministra si tiene propuestas concretas para romper el bloqueo. “Únicamente estas propuestas podrán determinar si es posible un avance definitivo”, dijo antes de reunirse con May.

El último obstáculo de importancia en las negociaciones es la introducción de una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte. El enfrentamiento es total en ese aspecto y Bruselas dio en septiembre un ultimátum a Londres para que se consensuaran en octubre los términos finales del Acuerdo de Retirada. El temor a una ruptura en las negociaciones es patente.

El pasado domingo, Dominic Raab, ministro británico para el Brexit, viajó a la capital europea para reunirse con Barnier pero regresó sin resultados.

Bruselas quiere disponer de un plan de emergencia, backstop en la jerga comunitaria, para conservar una frontera “blanda” en Irlanda hasta que se encuentren soluciones técnicas para alcanzar una relación comercial “sin fricciones”, garantizando los controles necesarios.

Algunos defienden que Irlanda del Norte continúe dentro de la Union Aduanera y del Mercado Único, pero esta opción no es del agrado de Reino Unido porque entienden que sería un ataque a su soberanía e integridad al haber controles aduaneros dentro de su territorio, y provocaría que hubiera un estatus distinto al resto del país para Irlanda del Norte.

Según los negociadores de la Unión Europea, estos controles son posibles sin que se amenace la integridad de un país, como sucede con las Islas Canarias y la relación con la España peninsular.

Por otro lado, la Unión a 27 descarta marcar un límite temporal concreto para el backstop ya que, avisan, existiría el riesgo de que llegue la fecha establecida y no se haya logrado una solución definitiva.

Así, un alto funcionario del bloque comunitario destaca que “no habrá un Acuerdo de Salida sin un plan de emergencia para el Ulster que funcione. Esto no ha cambiado”, aunque se sigue confiando en que se encuentre un modelo aceptable para las dos partes.

La cumbre a 27 tenía como objetivo principal comprobar si se daban los avances decisivos que dejaran entrever la posibilidad de cerrar los últimos flecos y zanjar el acuerdo en otra cumbre, ya en noviembre. “Claramente no estamos en el punto que quisiéramos”, valoran los negociadores del bloque comunitario.

Barnier reitera que se pueden salvar las diferencias y alcanzar un pacto “en las próximas semanas”. “Entiendo que hace falta tiempo, nos lo vamos a tomar. Con calma, con seriedad, para un acuerdo en las próximas semanas”.

Con todo, empieza a considerarse la posibilidad de no convocar la cumbre de noviembre.

En lo que respecta a España, y dentro de estas negociaciones del Brexit es de especial importancia el protocolo sobre el estatus de Gibraltar, y que se incluirá en el Acuerdo de Salida. El Gobierno español da prácticamente por acordado este estatus con Reino Unido.

En paralelo, se negocian con Londres, aunque atendiendo a Bruselas, también en la mesa, cinco memorandos acerca de asuntos “irritantes”, como la lucha contra el contrabando de tabaco, la gestión conjunta del aeropuerto del Peñón, los vertidos tóxicos y ciertos temas sobre fiscalidad y aduanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.