Más Madrid, la otra gran triunfadora

Más Madrid, la otra gran triunfadora

Cuando Pablo Iglesias anunció que se presentaba como candidato, en Más Madrid pensaron que podía afectarles en las elecciones que ayer se celebraron en Madrid.

Efectivamente, las encuestas reflejaban un ‘efecto Iglesias’ que parecía dar alas a Unidas Podemos. Poco a poco, ese ‘efecto’ se fue diluyendo y la gran labor hecha por Mónica García, la candidata del partido que fundó Íñigo Errejón, tuvo su recompensa.

Los 24 escaños conseguidos en los comicios madrileños dan el espaldarazo definitivo a Más Madrid y la sitúan como segunda fuerza política en la región.

No sólo eso. Dio el sorpasso al PSOE, que a última hora fue incapaz de movilizar al electorado socialista que confiara más en Ángel Gabilondo. Aunque empatada en escaños, superó, al cierre de estas líneas, en número de votos a los socialistas. Más de 4.000 de diferencia.

Había sido la sorpresa de unas elecciones atípicas, las primeras anticipadas desde que Madrid se convirtiera en Comunidad allá por 1983. Además, fueron las segundas celebradas en día laborable y las cuartas en pandemia.

Desde la convocatoria electoral el 10 de marzo por el temor que tuvo Isabel Díaz Ayuso a una moción de censura Ciudadanos-PSOE, la formación de García no paró de crecer en intención de voto en las encuestas.

Bien es cierto que al principio, Más Madrid perdió apoyos, cayendo hasta los 14 diputados en la Asamblea de Vallecas. Sin embargo, su candidata se puso el traje de faena y comenzó a escalar.

Nunca perdió la tercera plaza, pero sí hacía temer una pérdida de influencia política en el Parlamento madrileño. Con la vista puesta en exponer con claridad las soluciones que aportaría si llegaba al Gobierno regional, García fue ganando apoyos. Resultado: segunda fuerza política en Madrid.

Más Madrid le pisaba los talones al PSOE en las encuestas

Tal es así que las últimas encuestas, aunque ya no se podían publicar, situaban a Más Madrid a sólo cinco escaños del PSOE.

El resultado electoral premia una labor de oposición fuera de toda duda. Trabajadora incansable, de planteamientos honestos, la doctora García ha sabido ganarse las simpatías de una buena parte de la izquierda madrileña.

Durante dos años han corrido de lado a lado, de móvil a móvil, los vídeos de García denunciando la pésima situación de la sanidad pública madrileña. También, la corrupción en el sistema nacional de salud y la pésima gestión sanitaria.

Crucial fue la intervención de García en el único debate que se pudo ver, el de Telemadrid. La campaña electoral, incluido el debate de televisión, dejó el mejor sabor de boca para esta formación para los ciudadanos madrileños.

Después, la crispación y la repugnante actitud adoptada por Rocío Monasterio, candidata de Vox, privó a los madrileños de más intercambio público de propuestas.

Mónica García, anestesista de profesión, ha sido la revelación, sin duda, de la política madrileña. Ha sido –según casi todos los analistas-, la única que verdaderamente ha sabido comunicar propuestas que no son más que soluciones a los problemas reales de los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.