Más jugadores detenidos por el amaño de partidos

Más jugadores detenidos por el amaño de partidos

Este martes ha sido ordenada la detención de nueve personas por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Huesca, dentro de la segunda fase de la operación Oikos que investiga el amaño en los partidos de fútbol. Concretamente, está siendo investigada una prima destinada a un tercer equipo y que se hizo por parte de un club con el objetivo de jugar el play off de ascenso a Primera División en la Liga Española.

Las fuentes policiales consultadas han indicado que las órdenes de detención son para once personas, de las cuales nueve ya se han practicado, y que afectan a varios jugadores en activo. Pichu Atienza, jugador del Real Zaragoza, se encuentra entre los detenidos. También Iñigo López, exjugador del Deportivo de La Coruña y que ya fue arrestado en la primera fase de la operación Oikos.

Los exfutbolistas Carlos Aranda y Raúl Bravo fueron detenidos el pasado mes de mayo por ser considerados por la investigación como los presuntos cabecillas de la trama de amaños de partidos, la cual comenzó en mayo de 2018 con el Huesca-Nàstic.

La Policía Nacional ha trasladado, a través de un comunicado, que la segunda fase de la investigación cuenta con la colaboración de Europol, a través de unas diligencias secretas del juzgado de Huesca. Los delitos cometidos presuntamente por los detenidos son corrupción entre particulares, administración desleal y blanqueo de capitales.

En la primera fase de la operación Oikos, que tuvo lugar en mayo, las autoridades encontraron hojas manuscritas que contenían “una operativa de recaudación, reparto, devolución y entrega de fondos para el condicionamiento de un resultado deportivo de la Segunda División de Fútbol de la Liga Española”.

Después de analizar la documentación, se ha constatado según considera la Policía “que un club de fútbol desembolsó fondos en metálico a la plantilla de otro equipo tras la victoria de éstos en un partido celebrado en el mes de junio del año 2017, con la finalidad de facilitar su ascenso a la última plaza de play-off de ascenso a la Primera División de Fútbol”.

“Para realizar el pago, diferentes personas físicas y jurídicas relacionadas directa e indirectamente con el club adelantaron diversas cantidades en efectivo para el pago de la prima, generando una deuda en el club con estos ‘prestamistas’ que fue amortizada en los meses siguientes a su entrega”, traslada la Policía Nacional en su comunicado. Las fuentes policiales señalan que el Huesca facilitó una prima al Reus con el objetivo de que venciera al Real Valladolid en un partido clave del play off de ascenso a Primera División en 2017.

Tal como indican los informes, según Europa Press, Raúl Bravo y Carlos Aranda eran quienes se encargaban de captar jugadores y negociar con ellos resultados para propiciar después ganancias en las apuestas. El Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol fue quien denunció ante la Fiscalía Provincial de Huesca tras el Huesca-Nàstic de la pasada temporada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.